Posted tagged ‘Rafael Roncagliolo’

¿Cancillería a la deriva?

marzo 22, 2012

La embajada del Reino Unido en el Perú acaba de emitir un  segundo comunicado a raíz de la cancelación de la visita de la fragata HMS Montrose. El texto de la nota es absolutamente colonialista. Los británicos afirman que están “decepcionados” por el proceder del gobierno peruano, califican la decisión soberana del país como un gesto “poco amistoso” y recuerdan que el Reino Unido es el “segundo inversionista extranjero” en el Perú.

Repasemos los hechos:

1. El gobierno peruano efectivamente aceptó la visita de la nave en fecha que luego, por responsabilidad estricta de la armada inglesa, no fue viable y quedó pendiente una reprogramación.

2. La cancillería argentina objetó la invitación peruana al buque británico, siguiendo discretos canales diplomáticos. El ministro de Relaciones Exteriores del Perú no accedió a dejar sin efecto la invitación.

3. No obstante ello, la prensa argentina hizo público el cuestionamiento a la visita y señaló que la conducta peruana no era consecuente con el reciente acuerdo de UNASUR de respaldar la postura gaucha sobre las islas Malvinas, acuerdo del que Perú fue promotor.

4. En esta circunstancia -y aprovechando la imposibilidad de cumplir con la fecha acordada- la cancillería peruana canceló la visita del HMS Montrose.

5. La embajada del Reino Unido emitió un primer comunicado manifestando sorpresa -e incluso desagrado- porque esta cancelación no se había tratado previamente con el embajador. Sin embargo, el texto de la nota fue claramente diplomático.

6. La presidente de Argentina, exultante, saludó la decisión del gobierno peruano y felicitó a nuestro pueblo por su solidaridad.

7. Algunos congresistas del fujimorismo, Alianza por el Gran Cambio y Solidaridad Nacional censuraron a través de los medios al canciller Roncagliolo por haber provocado una crisis diplomática con Gran Bretaña.

8. Varios excancilleres, incluido el precedente, respaldaron la posición de Torre Tagle de cancelar la invitación al HMS Montrose.

9. El ministro de Defensa y el propio primer ministro tomaron distancia de Roncagliolo, como si la decisión de cancelar la visita de la fragata hubiera sido exclusiva responsabilidad del canciller y como si la discrepancia pública entre ministros no hubiera sido uno de los argumentos que esgrimió el mismo premier para justificar la caída del gabinete anterior.

Que Rafael Roncagliolo demostró inconsecuencia y algún desatino, no parece admitir discusión. No tiene sentido que el Perú mantenga una invitación a un buque de guerra británico mientras acuerda (y promueve) respaldar la posición argentina respecto a su soberanía sobre las Malvinas. Tampoco tiene sentido que, producido el hecho, se deje presionar por la prensa gaucha y cambie de postura provocando una pequeña crisis con el Reino Unido. Decir claramente que esta invitación no pone en juego la posición peruana sobre las islas en disputa no parecería tan difícil si se recuerda que Perú jamás hizo cuestión de estado diplomática cuando se supo que el gobierno argentino del impresentable Menem había vendido armas a Ecuador durante el conflicto fronterizo de 1995.

Pero de allí a cuestionar públicamente una decisión soberana de la cancillería (¿del gobierno?), respaldando de hecho a un estado extranjero frente al propio, hay una tremenda distancia. Peor es todavía que el mismo primer ministro salga a la prensa a cuestionar a su propio canciller, a apoyar a un estado extranjero en una nimiedad y a poner en duda la integración sudamericana, uno de cuyos fundamentos visibles es el respaldo a las demandas territoriales justas de sus estados frente a posiciones (y posesiones) coloniales de viejos y putrefactos imperios.

Este es el marco que ha permitido el envalentonamiento de la embajada británica y el uso de términos inaceptables en el comunicado que comentamos, sobre todo cuando nos enrostra la calidad del Reino Unido como segundo inversionista extranjero en el Perú. Vale la pena que todos sepamos que dicha calidad deriva del rol de las corporaciones británicas en la intermediación internacional del oro.

Óscar Valdés, y su casi socio Alberto Otárola (no olvidemos que, antes de ser ministro de Defensa fue viceministro del Interior, cuando el ministro era Valdés) han sido desleales con su colega de Torre Tagle. No importa cuanto se haya equivocado Roncagliolo, “los trapos sucios se lavan en casa”. Pero ése es Valdés. Si antes traicionó a su jefe Salomón Lerner, no se puede esperar de él otra cosa. Allá los ingenuos que piensen que no.

Lo importante es ahora cómo se responde, con elegancia y dignidad, el atrevimiento del embajador británico. El Perú debe hacer respetar sus fueros y el presidente Humala debe, por fin, decir algo.

(Roberto Morales)

Anuncios

La triste decrepitud

enero 26, 2012

Los otrora izquierdistas, que se subieron al bus del nacionalismo para olisquear el poder al final de sus días, se encuentran divididos. Unos se lamentan como novias menopáusicas despechadas mientras que otros se desviven por parecer todavía indispensables. No importa si el discurso presidencial de hoy no es el mismo que apoyaron al principio. Tampoco importa para ellos cuál será el discurso de mañana. El travestismo sólo es difícil la primera vez.

Javier Diez Canseco, siguiendo a su aparente nuevo líder Yehude Simon, ha defendido la causa impresentable de Omar Chehade hasta el final, aunque el día de marras no fue a votar. Rosa Mavila le ha hecho el coro y ha dicho que tampoco fue porque igual que Diez Canseco tuvo un accidente, pero que de haber ido se habría abstenido de votar, o sea que todo hubiera sido igual. Ambos han deslizado la amenaza que que abandonarán las filas nacionalistas porque se sienten traicionados. No sabemos bien por qué dado que han sido parte confesa del “blindaje” en el caso más visible de presunta corrupción del actual gobierno. Hasta ahora.

Sinesio López ha anunciado algo así como que la izquierda constituirá, ahora, una opción independiente manteniendo el respaldo a las medidas progresivas que impulse el gobierno. ¡Qué miedo! ha contestado Abugattás. Y Otárola ha agregado que no cree que haya una vocación real de ruptura y que el diálogo resolverá los aparentes conflictos. ¿Habrá más embajadas disponibles?

Esos son los unos. Los otros son aún más sorprendentes. Álvaro Vidal, a quien pensábamos algo más consistente, se ha deshecho de personal que él mismo convocó, para congraciarse con el poder y mantenerse en Essalud. Debería recordar lo que sucedió con Lerner después de pedir la renuncia de Carlos Tapia. La genuflexión es es la peor estrategia para conservar un cargo público acosado por los buitres.

Otro caso es el del canciller Rafael Roncagliolo. Hoy se publicó una entrevista que le hizo su propio hijo (¿nadie más quiso entrevistarlo?) y en ella incorpora el malabarismo trabalingüístico como una nueva habilidad curricular. Rafo se ha autoproclamado como el intérprete oficial de la metáfora antiabortiva del presidente sobre el proyecto Conga.

Ha dicho el canciller, poco más o menos, que el gobierno debe respetar los compromisos adquiridos por el gobierno anterior (aunque la Resolución Directoral que aprobó el EIA de Conga no fue firmada por el Director de Minería, que era un ex gerente de Yanacocha, sino por una asesora del despacho ministerial que carecía del rango para suscribirla) pero que no iba a renunciar al diálogo. Que había que comprender la indignación del pueblo con “cierta minería” pero que los “compromisos internacionales” son inquebrantables.

O sea, otra vez, Conga va. Entonces ¿para qué la finta del peritaje, para qué el cuento del gobierno dialogante? ¿No es mejor sincerar la cosas y afrontar los costos?

Los plazos se agotan. Y también la paciencia. Crucemos los dedos para que la adulación y la estabilidad ministerial dejen de ser los argumentos que determinen la toma de decisiones del gobierno.

Algún valiente, sensato pero capaz de decir las cosas con todas sus letras, debe haber. Porque si no queda uno solo, habrá que buscar a los valientes en alguna otra parte. Cinco años pasan pronto. No hay problema. Salvo para los otrora izquierdistas que siempre aspiraron a gobernar y que ahora, que se les va la vida, se conforman con el rol de cortesanos. O de plañideras.

(Elmer Barrio de Mendoza)

Un gabinete pronto a estallar

julio 28, 2011

Si se hubiera consultado a los futurólogos, apenas un mes antes, difícilmente alguno de ellos habría adivinado la conformación del primer gabinete de Ollanta Humala. Probablemente los únicos medianamente predecibles hubieran sido el Primer Ministro, Salomón Lerner; el Ministro de Energía y Minas, Carlos Herrera; el Ministro del Ambiente, Ricardo Giesecke, y la Ministra de la Mujer, Aída García Naranjo. Los demás parecerían haber salido de un concurso de méritos sin términos de referencia.

Miguel Castilla era Viceministro de Hacienda de Ismael Benavides, el mismo que, según Marisol Espinoza, actual Primera Vicepresidente, provocó intencionalmente la contracción del crecimiento económico y el mismo que, según Daniel Abugattás, actual Presidente del Congreso, se comportó como terrorista financiero contra la candidatura de Ollanta Humala. Desde hoy, este asistente de la contracción del crecimiento y del terrorismo financiero, es el Ministro de Economía y Finanzas del Perú. (más…)


A %d blogueros les gusta esto: