Posted tagged ‘Proyecto Conga’

Indudablemente un personaje

marzo 27, 2012

Nota del autor.-  Javier Valle Riestra desmintió hace poco rato el anuncio del gobierno regional de Cajamarca y dijo que no defenderá mañana la Ordenanza Regional 036 fundamentalmente porque no tuvo tiempo para conocer la causa. Lo hará el talentoso cosntitucionalista CésarValega porque, aparentemente, el Tribunal Constitucional no aceptó el pedido de postergación solicitado. Mi primera tentación fue pasar el artículo a la papelera, pero es mejor practicar la cultura de rectificación, en la que creo firmemente. Por tanto aprenderé a no apresurarme a escribir sobre lo que no ha sido confirmado, aunque haya sido publicado en varios medios, y no intentaré refugiarme en aquello de “mal de muchos” porque cada uno deberá asumir su propia responsabilidad. Queda el artículo como testimonio de un error y de una posibilidad frustrada.

Nos hemos despertado con la noticia de que Javier Valle Riestra es el defensor ante el Tribunal Constitucional de la ordenanza regional de Cajamarca que declara inviable el proyecto Conga .

El tribuno es sin duda un personaje. Comenzando los 80 lanzó una notable invectiva contra la genuflexión de los vocales supremos de entonces que, según  sus palabras, “cambiaron la toga por la librea y la historia por la quincena”. Casi 20 años antes respaldó a Luis de la Puente en su rebelión contra la traición de la dirigencia aprista, que se alió con su principal perseguidor de hacía menos de una década. Iniciando el nuevo siglo, fue abogado de los hermanos Humala cuando eran uno solo después de Locumba. Pero en el medio, apagándose los 90, fue premier arrepentido del dictador Alberto Fujimori y, más cerca de hoy, soporte político de Alan García y de su nada transparente gestión.

Pocos como él han logrado, con su filoso verbo inflamado y su postura naturalmente arrogante, captar tantas veces la atención de la opinión pública. Pocos como él han rozado el cielo y el pantano con alternancia inaudita. Pocos como él son temidos en la contienda dialéctica del foro.

Valle Riestra, el personaje, en las postrimerías de su vida, ha tomado una decisión heroica porque heroica debe ser su despedida, porque no otra le corresponde. Defenderá nuevamente, al final,  a David contra Goliat.

Goliat debe estar atormentado. Su sorpendente escudero actual, también. El tribuno cerrará sus días ascendiendo a las alturas, navegando en aguas azules de lagunas intocadas y elevado por miles de brazos cobrizos que lo alientan, como seguramente siempre soñó.

(Elmer Barrio de Mendoza)

Anuncios

No hay que pedir “peritos” al olmo

febrero 18, 2012


Rafael Fernández Rubio es uno de los peritos del solitario Valdés. Es el más conocido de los tres porque ha acudido en auxilio de la ONG Reflexión Democrática y del Grupo Diálogo Minero, por demás cercanos a la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, para dar conferencias y emitir opiniones sobre algunos temas peliagudos sobre el asunto de minería y agua. Tales conferencias y tales opiniones siempre fueron, hasta ahora, favorables a las mineras.

El caso más patético es el de su opinión sobre la oposición al proyecto Tía María en Islay. En un mensaje desde su cuenta rfrubio en gmail, Fernández Rubio califica de “incivilizados” a quienes están en contra del paralizado proyecto.

Este tío (como dicen en la península), presunto árbitro de la civilización, es uno de los expertos que hará el peritaje de Valdés sobre el proyecto Conga, aquel que el primer ministro (terminal) dice que “disipará” las dudas de la población cajamarquina.

Por otro lado, baste poner el nombre de Fernández en Google (háganlo por favor) para darse cuenta de que el señor no es demasiado renombrado. Muchos expertos peruanos tienen un mejor palmarés que el tío civilizador.

El premio Rey Jaime I a la Protección del Medio Ambiente, que exhibe como crédito principal, es (sin ofender) un reconocimiento de alcance únicamente regional en Valencia, que, por otro lado, le fue otorgado hace ya más de 6 años, sin que desde entonces haya asomado a cualquier otro galardón.

Fernández Rubio, el más conocido de los peritos de Valdés (imaginen a los otros dos), no quiere dar entrevistas y pide que confíen en él, que no está sometido a presiones de nadie y que será objetivo y justo. ¿Lo será también con los “incivilizados” o solamente con los “civilizados”?

Tampoco se encuentra en internet alguna consultoría internacional significativa a su cargo, que haya propiciado unanimidad o paz social. Ni siquiera aparece como consultor importante de algún organismo multilateral, que le permita presumir una cierta imparcialidad.

Hubo un humorista argentino, Pepe “el Zorro” Iglesias, que refería a su personaje principal como “el pobre Fernández, del que nunca más se supo”. ¿Habrá sido que sugería, en una especie de premonición, el porvenir post Conga de este Fernández?

(Roberto Morales)

Dos de tres

febrero 14, 2012

El premier ha estado mudo últimamente. Ni siquiera ha aparecido para referirse a la captura de “Artemio”, a pesar de que fue ministro del Interior hasta diciembre y luego primer ministro, o sea que algo ha tenido que ver. En cambio, la única vicepresidenta, Marisol Espinoza, se ha referido en términos muy duros a él, afirmando que ofendió a a los peruanos que brindaron su testimonio ante la Comisión de la Verdad. Valdés había dicho que hubo “teatralización” en ellos. Parece que empezó el crepúsculo para el “serruchador”

Mentras tanto, el Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (SEACE) ha dado a conocer que 2 ingenieros españoles ya firmaron contrato para realizar el peritaje del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Conga. El tercero sería un ingeniero portugués, que aún no ha suscrito el contrato respectivo. Este último fue designado ante el desestimiento del geólogo norteamericano John Sharp. Es que las papas queman.

Luis López García (ingeniero de caminos, canales y puertos, especializado en ingeniería del agua, con énfasis en explotación de sistemas de embalses en sequías e inundaciones e implementación de planes hidrológicos) tendrá a su cargo del estudio de las aguas superficiales y embalses. Rafael Fernández Rubio (ingeniero de minas especializado en recuperación de espacios afectados por explotaciones mineras) tendrá a su cargo el estudio de la calidad de las aguas. Sus contratos rigen desde el 1 de febrero. El especialista portugués, seleccionado como accesitario del ganador original y aún no contratado formalmente, es José Martins Carvalho (geólogo especialista en operaciones de abastecimiento de aguas, recursos hidrominerales, recursos geotérmicos, y ordenamiento del territorio) que tendrá a su cargo el estudio de las aguas subterráneas.

El proceso de selección se ha dado bajo la modalidad de contratación de servicios personalísimos, es decir prescindiendo de concurso. Aparentemente se evaluó 10 postulaciones para seleccionar a 3 expertos. Uno de ellos (Sharp) desistió y tuvo que convocarse a otro (Martins).

El costo total de las 3 contrataciones es de S/. 647,168.40. López cobrará S/. 161,708.40; Fernández, S/. 267,840.00 y Martins, S/. 217,620.00. Para hacer la pericia de un Estudio de Impacto Ambiental que ha costado “millones de dólares” como se ha repetido hasta el cansancio, sorprende que los expertos cobren apenas 250 mil.

También sorprende que, existiendo tantos expertos de renombre mundial y siendo tan sensible el tema, sólo se haya considerado 10 hojas de vida, que al final fueron 9 nada más, para 3 posiciones. Es decir sólo 3 candidatos por cada posición, sin que medie concurso alguno.

Demasiada oscuridad cuando el país reclama transparencia. ¿Cuánto tiempo sobrevivirá Valdés?

La triste decrepitud

enero 26, 2012

Los otrora izquierdistas, que se subieron al bus del nacionalismo para olisquear el poder al final de sus días, se encuentran divididos. Unos se lamentan como novias menopáusicas despechadas mientras que otros se desviven por parecer todavía indispensables. No importa si el discurso presidencial de hoy no es el mismo que apoyaron al principio. Tampoco importa para ellos cuál será el discurso de mañana. El travestismo sólo es difícil la primera vez.

Javier Diez Canseco, siguiendo a su aparente nuevo líder Yehude Simon, ha defendido la causa impresentable de Omar Chehade hasta el final, aunque el día de marras no fue a votar. Rosa Mavila le ha hecho el coro y ha dicho que tampoco fue porque igual que Diez Canseco tuvo un accidente, pero que de haber ido se habría abstenido de votar, o sea que todo hubiera sido igual. Ambos han deslizado la amenaza que que abandonarán las filas nacionalistas porque se sienten traicionados. No sabemos bien por qué dado que han sido parte confesa del “blindaje” en el caso más visible de presunta corrupción del actual gobierno. Hasta ahora.

Sinesio López ha anunciado algo así como que la izquierda constituirá, ahora, una opción independiente manteniendo el respaldo a las medidas progresivas que impulse el gobierno. ¡Qué miedo! ha contestado Abugattás. Y Otárola ha agregado que no cree que haya una vocación real de ruptura y que el diálogo resolverá los aparentes conflictos. ¿Habrá más embajadas disponibles?

Esos son los unos. Los otros son aún más sorprendentes. Álvaro Vidal, a quien pensábamos algo más consistente, se ha deshecho de personal que él mismo convocó, para congraciarse con el poder y mantenerse en Essalud. Debería recordar lo que sucedió con Lerner después de pedir la renuncia de Carlos Tapia. La genuflexión es es la peor estrategia para conservar un cargo público acosado por los buitres.

Otro caso es el del canciller Rafael Roncagliolo. Hoy se publicó una entrevista que le hizo su propio hijo (¿nadie más quiso entrevistarlo?) y en ella incorpora el malabarismo trabalingüístico como una nueva habilidad curricular. Rafo se ha autoproclamado como el intérprete oficial de la metáfora antiabortiva del presidente sobre el proyecto Conga.

Ha dicho el canciller, poco más o menos, que el gobierno debe respetar los compromisos adquiridos por el gobierno anterior (aunque la Resolución Directoral que aprobó el EIA de Conga no fue firmada por el Director de Minería, que era un ex gerente de Yanacocha, sino por una asesora del despacho ministerial que carecía del rango para suscribirla) pero que no iba a renunciar al diálogo. Que había que comprender la indignación del pueblo con “cierta minería” pero que los “compromisos internacionales” son inquebrantables.

O sea, otra vez, Conga va. Entonces ¿para qué la finta del peritaje, para qué el cuento del gobierno dialogante? ¿No es mejor sincerar la cosas y afrontar los costos?

Los plazos se agotan. Y también la paciencia. Crucemos los dedos para que la adulación y la estabilidad ministerial dejen de ser los argumentos que determinen la toma de decisiones del gobierno.

Algún valiente, sensato pero capaz de decir las cosas con todas sus letras, debe haber. Porque si no queda uno solo, habrá que buscar a los valientes en alguna otra parte. Cinco años pasan pronto. No hay problema. Salvo para los otrora izquierdistas que siempre aspiraron a gobernar y que ahora, que se les va la vida, se conforman con el rol de cortesanos. O de plañideras.

(Elmer Barrio de Mendoza)

El cuento de los 3 peritos

enero 25, 2012

Nuevamente ayer, Óscar Valdés sorprendió a la opinión pública. Declaró que el gobierno ya había elegido a los 3 peritos que se encargarían de evaluar el Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto Conga. Dijo que eran extranjeros con grandes credenciales, pero que no podía anunciar sus nombres porque aún faltaban algunos detalles administrativos, como que no estaban registrados como proveedores del Estado.

Nadie sabe cuáles fueron las bases de la convocatoria, nadie sabe cómo fue el procedimiento de selección, nadie sabe sobre qué van a opinar, nadie sabe cuánto se les va a pagar. Pero ya fueron elegidos. Entre gallos y media noche. Lo más grave para la salud democrática del país no es tanto que el gobierno crea que ha procedido correcta y transparentemente (o que nos vamos a tragar ese cuento) sino que NINGÚN MEDIO HA DICHO ABSOLUTAMENTE NADA sobre este neblinoso proceder.

Así las cosas, los peruanos (en primer lugar, los cajamarquinos) estamos indefensos. Si el vergonzoso pacto de hablar a media voz sigue vigente, a 150 años de haber sido denunciado, el Perú se encamina a la sepsis generalizada e irremediable.

“En marzo se reanudará Conga” dijo Valdés el 13 de enero. Con certeza, no será en marzo. Porque ningún experto con credenciales dirá que el EIA de Conga padece de excelencia, porque entre otras cosas la licencia social está muy lejos de ser realidad. Y si es verdad que lo está, nadie duda que es por causa de la percepción cierta de que la minería de tajo abierto es contaminante, más allá de toda duda, y porque la explícita desecación permanente de 4 lagunas o más, en que se sustenta el proyecto, está obviamente en contra de la salud ambiental del territorio y de su población.

A más tardar dentro de 10 días, ha anunciado verborrágico el premier, se conocerán los nombres de las luminarias contratadas, una vez que hayan cubierto la formalidad de estar registradas (las luminarias) como proveedores del Estado. Pero dentro de 10 días es 3, 6 ó 7 de febrero, según se cuente sábado y/o domingo. De febrero sólo quedarían unos 17 días útiles y pasaríamos a marzo. 23 días útiles de marzo son todo marzo. Por tanto el informe se recibiría en abril, si las luminarias son dóciles y obedientes y si la ciencia se subordina al “principio de autoridad”. Y si, como espera Valdés, el informe de los peritos se convierte en la alfombra roja de Conga, por mucho pie en el acelerador que le ponga, por mucha amenaza que vocifere, por mucha bala que ordene disparar, el malhadado proyecto no se reanudará (si se reanuda) antes del segundo semestre del año.

Es más, el quasi gerente de Minera Yanacocha y actual Ministro del Ambiente ya dijo que los peritos podrían exceder el plazo de 40 días. O sea que, en resumen, la ignorancia es atrevida. Valdés sólo ha decidido protagonizar la obra.

Lo que venga será su responsabilidad. Y también de quien lo nombró, creyendo que la conocida cita de que “las órdenes se cumplen, sin dudas ni murmuraciones” corresponde a la más importante ley de la hidrogeología.

(Elmer Barrio de Mendoza)

¡Confirmado!

enero 16, 2012

¿Cuántos sabemos que el ministro de Energía y Finanzas se llama Jorge Merino? Probablemente no muchos. De hecho, yo recién lo he recordado hoy mientras leía la entrevista que brindó a Reuters y que ha rebotado en la prensa mundial. En ella, el ignoto ministro ha confirmado que el gobierno aún no convoca a la licitación internacional para elegir al perito que evaluará el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Conga.

Ergo Óscar Valdés es un experto en piedras. Mejor dicho, en rocas. No necesita ningún concurso para demostrarlo. Haga lo que haga, es imposible que Conga se reanude en marzo, como afirmó alegremente hace pocos días.

Y ni siquiera podrá hacerlo a balazos, como quizá preferiría. Su propio ministro del sector ha dicho que el gobierno seguirá privilegiando el diálogo. Es decir, tendrá que esperar. En marzo, aún los periodistas más complacientes le preguntarán por el reinicio de Conga que anunció. Y seguramente dirá que, unas horas después de proclamar el insensato plazo, dejó entrever que era entre marzo y junio. Entonces será en junio. Y seguirá enredándose inevitablemente porque “quien mucho habla mucho yerra”. Y el premier es un dador incontinente de entrevistas.

Lo grave no es tanto el plazo como el hecho de haber adelantado opinión. ¿Está acaso descartada la posibilidad de que el perito internacional que se elija diga que el EIA de Conga tiene fallas irreparables y que se requiere elaborar uno nuevo para determinar la viabilidad ambiental del proyecto? ¿O es que los términos de referencia de la convocatoria excluyen esa posibilidad? No puede ser ¿no?

Y si no puede ser ¿qué hace el Presidente del Consejo de Ministros anticipando el plazo de la reanudación de Conga, antes de conocerse el resultado de la pericia? En ese caso ¿no sería mejor, de una vez, nombrar a Carlos Santa Cruz como nuevo ministro de Energía y Minas?

(Elmer Barrio de Mendoza)

¿Tonto de capirote?

enero 13, 2012

Según informa el diario Gestión, y repite Semana Económica, el lenguaraz primer ministro, Óscar Valdez, ha declarado que en marzo se reanudarían las operaciones del proyecto Conga. Uno se pregunta, cuál es el propósito de tamaña declaración, que es casi una declaratoria de guerra a la levantisca Cajamarca.

Hemos intentado darnos una explicación y aparentemente sólo cabe una de las dos siguientes:

Primera: el premier ha hecho una suma aritmética. 10 días para seleccionar al experto que hará el peritaje del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto más 40 días establecidos para su culminación más 10 días para su aprobación. Y ya: Conga arranca de nuevo. ¿Está loco? ¿No sabe acaso que esos tiempos son incumplibles, más aún cuando ni siquiera se ha convocado al proceso consursal para escoger al consultor internacional que se hará cargo? ¿Tiene la más remota idea de que este proceso, si quiere que sea eficaz, debe manejarse con un poco de serenidad?

Segunda: el premier quiere demostrar que lo más importante es el “principio de autoridad” y que es mejor que todos sepamos que “Conga va”… ¡de todas maneras! y que el experto lo va a decir… ¡sí o sí! Aquí sí, tronó. ¿Cómo se le ocurre decir algo que sólo puede ser interpretado como una imposición? Mejor que diga de una vez que se enviarán tanques y helicópteros a Conga y que todo aquel que se oponga será inmediatamente detenido.

Cualquiera de ambas explicaciones es absurda para un gobierno que proclama que los conflictos deben resolverse sobre la base del diálogo. Es más, ninguna de ellas abona siquiera a enviar un mensaje de que la vocación de diálogo es sincera. Por último, ambas explicaciones conducen a lo mismo: a la agudización de las contradicciones en Cajamarca.

Por si faltara algo, estas declaraciones aparecen el mismo día en que debe reunirse la mesa de desarrollo social en Cajamarca. La falta de oportunidad del dicho es ya de escándalo. Salvo que lo que en realidad se quiera sea dinamitar el diálogo hoy mismo.

Si este fuera el verdadero objetivo, entonces podemos decir que el premier ha actuado en consecuencia. Lo único que debe saber es que a nadie le quedará duda, esta vez, de que la responsabilidad de la ruptura de las conversaciones corre por cuenta del gobierno.


A %d blogueros les gusta esto: