Posted tagged ‘Mariano Rajoy’

Cuando el derecho enloda la justicia

febrero 9, 2012

En una nueva prueba de que el derecho puede, perfectamente y sin problema, amparar el delito y en una reiterada evidencia de que aquello de que “el interés supremo de la justicia es la defensa de la sociedad” es sólo una frase de utilería, el juez Baltasar Garzón acaba de ser condenado a 11 años de inhabilitación por el Tribunal Supremo español.

Sucede que, en 2009, Garzón ordenó grabar las conversaciones entre varios reos y sus abogados en la cárcel. Gracias a dicha resolución, el magistrado destapó una enorme trama de corrupción, que involucró a funcionarios y dirigentes del Partido Popular (hoy nuevamente en el gobierno con Mariano Rajoy) en Valencia y Madrid.

Dos de los involucrados en la red corrupta denunciaron a Garzón por prevaricato, aduciendo que la orden del célebre juez restringía arbitrariamente su derecho a la defensa. Los siete magistrados del tribunal decidieron, unánimemente, dar la razón a los corruptos y condenar al incorruptible, en un fallo inapelable, cuya magnitud no es casual, dado que si se suman los 11 años a los 56 que ya tiene, prácticamente han dado por concluida la carrera de Baltasar Garzón en la magistratura.

Y no es que los jueces españoles carezcan de la facultad para disponer de la intervención de las comunicaciones entre reos y abogados en prisión. De hecho, la legislación ibérica lo permite, expresamente para casos de terrorismo y difusamente para otros delitos. De modo tal que la decisión de Garzón estaba, al menos, dentro de sus capacidades discrecionales. Por tanto, el fallo del Tribunal Supremo incurre en opinión.

De hecho, la sentencia señala, en su parte argumental, que la orden del juez fue propia de “regímenes totalitarios”. Una ocurrencia tal sólo cabe en mentes falangistas, animadas por la adulación al poder reciente.

El mundo sabe que fue Garzón quien puso contra la pared al ex dictador chileno, y asesino por añadidura, Augusto Pinochet, cuando éste paseaba impune por Europa. El mundo sabe que fue el juez quien lo arrinconó a refugiarse en la vergüenza y a morir rodeado del desprecio de la mayoría de la humanidad. El mundo sabe que del magistrado Garzón sólo hay evidencia de conducta irreprochable y ejemplar.

Pero el tribunal español ha decidido ignorar al mundo y, más aún, al hecho incontestable de que, gracias a la decisión el juez, se pudo desbaratar una trama corrupta organizada desde el poder. Eso no le ha importado al tribunal: el interés de los ciudadanos no forma parte de la sentencia suprema, sólo el interés de los criminales forma parte de ella.

Leamos estupefactos la cita medular de la sentencia: “No se trata, pues, de una interpretación errónea de la ley, sino de un acto arbitrario, por carente de razón, que desmantela la configuración constitucional del proceso penal como un proceso justo”.

Siete magistrados supremos han dejado de tener sangre en la cara. Y la han reemplazado por fango y escoria.

Lo que no sabe la inverecundia es que aún quedan dos instancias. Una, la supranacional. Otra, la más importante, la opinión del mundo. Quizá la primera revierta el fallo que hoy avergüenza a España. Ojalá. Sin duda la segunda reconocerá en Garzón a uno de los próceres de la justicia verdadera.

Anuncios

Dios los cría…

enero 25, 2012

El presidente Humala afirmó en Madrid, no que Conga va sino que Conga tiene que ir, porque él, como representante del estado peruano, no puede irrespetar los compromisos del gobierno anterior. Aunque de trapacerías se trate, le falto añadir. Su antecesor, cual respuesta sacada de un libreto, declaró de inmediato en Lima, que Conga tiene que ir porque si no los chilenos serían los beneficiarios y que de repente “nuestros amigos chilenos” están detrás de las protestas antimineras. O sea que lo del peritaje es pura finta.

También Humala, en conferencia de prensa brindada al alimón con Mariano Rajoy, confirmó que, para el estado peruano, que él por supuesto representa, una cosa es la licencia de operación de Telefónica y otra distinta su enorme deuda tributaria con el país. Lo que en buen cristiano significa: no importa que alguien deba tributos en el Perú, igual puede obtener contratos con el Estado. Rajoy sonrió complaciente.

¡Qué lejos quedaron los días de la ilusión transformadora!

Se rompe Europa

noviembre 21, 2011


La respuesta de los mercados a la victoria de Rajoy en España fue negativa. Es curioso que la elección de un garante de las medidas de austeridad que todos los sabihondos liberales reclaman, no haya aportado tranquilidad a las bolsas. Es una especie de admisión de que la crisis no tiene salida: si la presencia protagónica del arquetipo del salvavidas provoca que la gente decida lanzarse al agua profunda, algo fatal tiene que estar sucediendo.

Las clasificadoras de riesgo anunciaron que Francia está en la cola detrás de España. El crepúsculo alcanzó las Galias. Los especuladores sólo están comprando bonos alemanes.

Grecia es escenario de una batalla política que pinta cada vez peor. Papademos, el tecnócrata, extrañará pronto a Papandreu.

El ministro de finanzas de Holanda, que es una especie de telonera de Alemania, ha comunicado al público que estamos al borde de la escisión de la eurozona. Por supuesto ha intentado que su afirmación parezca un eufemismo y ha agregado algo así como que nadie quiere ese escenario.

Los teoretas de la economía de la irrealidad empiezan a darse cuenta de aquello que dijimos hace tiempo: que esta crisis es estructural (ahora le dicen “sistémica” para pasar piola, como si estuvieran descubriendo algo).

Los pedazos de Europa se reconocen a sí mismos. El choque de placas es inminente.

España queda a la derecha

noviembre 20, 2011


El Partido Popular ganó las elecciones en España. Su líder, Mariano Rajoy, será el próximo presidente. Termina el ciclo del derechismo moderado del PSOE y se inicia uno nuevo de los herederos vergonzantes de Francisco Franco. José María Aznar celebra, Felipe González (aunque no lo crean) también. Rodríguez Zapatero no sabe. Pérez Rubalcaba no existe. Los “indignados”, que resultaron no ser tantos, continuarán estándolo.

¿Provocará algún cambio favorable en la alicaída economía hispana el nuevo gobierno? Parece improbable, pero lo sabremos con seguridad la semana que se inicia.


A %d blogueros les gusta esto: