Posted tagged ‘Javier Valle Riestra’

Indudablemente un personaje

marzo 27, 2012

Nota del autor.-  Javier Valle Riestra desmintió hace poco rato el anuncio del gobierno regional de Cajamarca y dijo que no defenderá mañana la Ordenanza Regional 036 fundamentalmente porque no tuvo tiempo para conocer la causa. Lo hará el talentoso cosntitucionalista CésarValega porque, aparentemente, el Tribunal Constitucional no aceptó el pedido de postergación solicitado. Mi primera tentación fue pasar el artículo a la papelera, pero es mejor practicar la cultura de rectificación, en la que creo firmemente. Por tanto aprenderé a no apresurarme a escribir sobre lo que no ha sido confirmado, aunque haya sido publicado en varios medios, y no intentaré refugiarme en aquello de “mal de muchos” porque cada uno deberá asumir su propia responsabilidad. Queda el artículo como testimonio de un error y de una posibilidad frustrada.

Nos hemos despertado con la noticia de que Javier Valle Riestra es el defensor ante el Tribunal Constitucional de la ordenanza regional de Cajamarca que declara inviable el proyecto Conga .

El tribuno es sin duda un personaje. Comenzando los 80 lanzó una notable invectiva contra la genuflexión de los vocales supremos de entonces que, según  sus palabras, “cambiaron la toga por la librea y la historia por la quincena”. Casi 20 años antes respaldó a Luis de la Puente en su rebelión contra la traición de la dirigencia aprista, que se alió con su principal perseguidor de hacía menos de una década. Iniciando el nuevo siglo, fue abogado de los hermanos Humala cuando eran uno solo después de Locumba. Pero en el medio, apagándose los 90, fue premier arrepentido del dictador Alberto Fujimori y, más cerca de hoy, soporte político de Alan García y de su nada transparente gestión.

Pocos como él han logrado, con su filoso verbo inflamado y su postura naturalmente arrogante, captar tantas veces la atención de la opinión pública. Pocos como él han rozado el cielo y el pantano con alternancia inaudita. Pocos como él son temidos en la contienda dialéctica del foro.

Valle Riestra, el personaje, en las postrimerías de su vida, ha tomado una decisión heroica porque heroica debe ser su despedida, porque no otra le corresponde. Defenderá nuevamente, al final,  a David contra Goliat.

Goliat debe estar atormentado. Su sorpendente escudero actual, también. El tribuno cerrará sus días ascendiendo a las alturas, navegando en aguas azules de lagunas intocadas y elevado por miles de brazos cobrizos que lo alientan, como seguramente siempre soñó.

(Elmer Barrio de Mendoza)

Anuncios

Una propuesta decente

junio 28, 2011

No hay modo de que el congreso actual mejore su imagen. Cuando ya creíamos que no cabía más bosta en la gestión aprista, fuimos informados de que los miembros de la escolta del indigno presidente del parlamento constituían una especie de agencia de empleo congresal. De más está burlarse de la increíble excusa zumaética: todo puede pasar antes de las 9 y después de las 5.

Pasemos a la propuesta, ojalá en el nuevo congreso haya quien la enarbole: el parlamento debe establecer una cantidad razonable de asesores técnicos (uno o dos por tema) para TODOS los parlamentarios. En total, unos treinta asesores serían suficientes y deberán ser elegidos por su competencia indiscutible. Un pool de diez secretarias o asistentes, de alta eficiencia, debería alcanzar para todas las necesidades del poder legislativo.

Cada uno de los ciento treinta congresistas debería tener un solo asistente que organice sus archivos y su agenda y no más. De este modo, considerando al personal de seguridad, de transporte y de servicios, que con otros treinta alcanzaría, el parlamento debería tener una plantilla de no más de doscientas personas.

Dirán los congresistas que cada uno necesita diversos asesores para ejercer la función de representación. Y diremos nosotros que no, que si alguno no tiene calidades para ejercer la función de representación, no debería postular o (si no se dio cuenta de su incompetencia antes) debería renunciar o (si carece de decencia mínima para declinar) debería ser vacado o revocado y claramente humillado para que no lo intente de nuevo.

Aparentemente Javier Valle Riestra, acción constitucional mediante, está a un paso de lograr que la renuncia a la función parlamentaria sea un derecho de los congresistas que no están dispuestos a ser parte de una estiercolera. Por sólo eso deberíamos perdonarle algunas de sus piezas cantinflescas y su breve mayordomía en la dictadura. Por eso… y porque, más de una vez, fue un demócrata digno de aprecio.


A %d blogueros les gusta esto: