Posted tagged ‘Conga’

Esto huele (demasiado) feo

marzo 13, 2012

 

Con la denuncia de ayer en el programa Tribuna Abierta, el tema de Antauro Humala ha adquirido un nuevo cariz. Algo que atisbábamos desde el domingo. Funcionarios de la mina La Palmera en Tabaconas (Cajamarca) solicitaron, obtuvieron y agradecieron el apoyo del hermano presidiario del presidente para reducir la oposición comunal a su próxima operación.

La Palmera es una inversión de la empresa canadiense Golden Alliance y sorprende que Antauro parezca tener tal nivel de influencia que hasta inversionistas extranjeros lo busquen para gestionar su intervención, aún desde un centro penitenciario. Dos imágenes acuden a nuestra mente: los funcionarios de Lucchetti negociando con Montesinos (cuando aún no era público su extraordinario poder) y el cholo Jacinto digitando secuestros desde Lurigancho o desde cualquier otro penal.

Es una obligación periodística que América Televisión divulgue el contenido de la comunicación electrónica de un misterioso funcionario de Newmont (la dueña de Yanacocha y Conga) con Antauro Humala. Probablemente al grupo El Comercio no le guste la situación pero, si continúa el escándalo como todo indica que sucederá, pronto la presión pública lo pondrá contra la pared.

Estamos sólo ante la punta del iceberg. El problema es que el Titanic no es el gobierno sino el país.

A propósito: ¿Será verdad que Alexis Humala despacha en el Pentagonito?

(Elmer Barrio de Mendoza)

Anuncios

Creencias

marzo 2, 2012

El canon es un aporte adicional que hacen las empresas mineras a los gobiernos regionales y locales. FALSO. El canon es el 50% del impuesto a la renta de algunas empresas, que el Tesoro Público destina a las regiones y municipios, previa aprobación de proyectos por el Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP). En otras palabras, las empresas mineras (u otras) no pagan un solo centavo adicional a ningún nivel del Estado Peruano; únicamente pagan sus impuestos, además varias de ellas bajo convenios de estabilidad tributaria, es decir proporcionalmente menos que los demás.

Los reservorios artificiales pueden sustituir perfectamente al sistema hídrico en cabeceras de cuenca. FALSO. No se ha inventado aún sistema artificial alguno que pueda reproducir el ciclo hidrológico natural, que incluye aguas subterráneas, aforos y drenajes, evapotranspiración, lluvias, humedales, glaciares, etc. y menos todavía la biodiversidad que albergan. Los reservorios artificiales, por otro lado, tienen vida útil limitada y decreciente debido a la sedimentación.

La inversión minera sólo es posible aceptando las condiciones que exigen las grandes empresas del rubro y el Estado tiene escasa capacidad de negociación porque si no la inversión se ahuyenta . FALSO. Justamente en medio del conflicto por Conga, el Perú ha alcanzado su máximo ratio de inversión (25% del PBI) y, tal como ha demostrado el economista Elmer Cuba, no existe riesgo de que ésta decrezca como producto de dicho conflicto. A mayor abundamiento, el gobierno colombiano acaba de establecer una política de alta exigencia ambiental y social para el otorgamiento de nuevas concesiones mineras, cosa que aún no hace el Perú.

Reemplacemos los mitos por la información. No nos dejemos engatusar.

Propuesta al país

febrero 29, 2012

Juan Carlos Tafur ha escrito un muy interesante artículo el día de hoy. En él hace un ejercicio futurista por definir los alineamientos políticos de hoy hacia 2016. Y afirma dos cosas a tomar en cuenta: una, quienes tendrían mejor oportunidad de disputar una segunda vuelta serían Nadine y Keiko; dos, que en la izquierda no se vislumbra candidatura con alguna posibilidad de éxito. Sobre la primera no tenemos nada que decir… aún. Sobre la segunda tendremos que comenzar reconociendo que es absolutamente verdad.

Tafur ensaya una explicación parcial: los líderes de izquierda no están apuntando a 2016 sino a azuzar conflictos, sobre todo en el interior del país. Al margen de si eso es una simplificación, vale la pena volver a preguntarnos: ¿qué es ser de izquierda en el siglo XXI?

Cierto es que los dirigentes históricos de la izquierda están atrapados en la duda entre la grita y la embajada. La vida útil de algunos terminó cuando optaron por la embajada. La grita también se está agotando porque hace falta gobernar y no se gobierna con gritos. Pero los autodenominados cuadros de gobierno de la izquierda, procedentes casi todos de ONGs, son ahora altos funcionarios públicos en ciertos ministerios u OPDs o ejecutivos del área de responsabilidad social de las grandes empresas (sobre todo las mineras). Todos en tránsito de abandono (amnésico) de viejas militancias (o de antiguas aficiones solidarias).

Por tanto, quienes fueron ya no son. La renuncia, que es un hecho, exige sucesión y mirada diferente. Lo que acontece en el país es lo que sucede en el mundo. El gran tema de hoy es la capacidad de soporte del planeta frente al desenfrenado consumo que ha desatado el modo de vida del ser humano. No se trata de “azuzar”, se trata de reflexionar.

Quienes mejor comprenden este asunto son aquellos que conservan su relación cotidiana con el territorio y con la naturaleza, sin grandes ambiciones de trajes de marca, de comidas ostentosas, de vehículos modernos, de LCDs, de celulares, tabletas o laptops. Ellos entienden la importancia de defender su modo de vida y su entorno ambiental, no desde el punto de vista académico, sino desde la óptica de quien construye su felicidad en la sencillez de la vida en armonía con su paisaje. No se trata de terroristas ni de subversivos, ni de ambientalistas rabiosos, se trata de gente como nosotros que simplemente tiene otra percepción de la “calidad de vida”. Y lo más seguro a mediano plazo es que ellos tengan mucha más razón que nosotros, los que habitamos las ciudades y que sí demandamos lo que el planeta no puede proveer sosteniblemente.

Esto último se ha demostrado ampliamente. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Sin embargo, persisten los argumentos insensatos que asumen el supuesto de que los recursos de la tierra pueden ser explotados más allá de límites aceptables, de que extensos territorios (por supuesto no de Europa ni de norteamérica) pueden ser basurero de despercicios tóxicos que no se degradarán en siglos, de que el consumo de los privilegiados puede alcanzar niveles insultantes mientras que la mitad de la humanidad vive en condiciones degradantes.

Entonces insurge el tema Conga, emblema de esta gran contradicción. Y entonces aparece el gran argumento para imponer la destrucción del sistema hídrico del territorio en que se asienta el nuevo proyecto minero de Yanacocha: los recursos naturales son de todos los peruanos y, en nombre de todos los peruanos, le decimos NO a los cajamarquinos. Este argumento hermana, increíblemente, a Alan con Ollanta, y emparenta a ambos con Fujimori. Pues bien, qué derecho tenemos a hablar en nombre de todos los peruanos. ¿Acaso les hemos consultado? Si hasta las encuestas dicen que la población está dividida al respecto. El asunto es tan importante que amerita un gran debate nacional y una consulta popular. El tiempo y el gasto que este debate y esta consulta, vinculante por supuesto, tomarán, serán infinitamente inferiores al tiempo y al gasto que tomará la imposición inconsulta del proyecto. Esto sin contar el costo en vidas humanas que, sin duda, representará la opción Valdés.

El peritaje en curso, todos lo sabemos, no resolverá absolutamente nada. Por favor, no nos chupemos el dedo.

A quienes nos lean, y estén de acuerdo con nosotros, les pedimos que difundan la consigna de CONSULTA NACIONAL POR CONGA. Sólo lo que resulte de ella será auténticamente viable. Y quizá 2016 sea auténticamente diferente.

Habló el fantasma

febrero 21, 2012

Óscar Valdés ya no habla de Conga, menos habla de Florindo Flores, a cuya captura (entrega, según Jorge Rimarachín) no fue invitado. Ahora Valdés habla de fútbol. Y, para colmo, apoya la huelga de los jugadores. ¿Cómo podrá, a futuro, objetar el paro de otros trabajadores? ¿O es que el futuro ya no existe para él?

La aparición fantasmal de Valdés se produjo después de un fin de semana en que todas las redacciones recibieron fuertes rumores de su “renuncia” al premierato. “Señor, es mejor que dé un paso al costado”, parece ser una de las frases recurrentes de Ollanta Humala.

Aparentemente la tormenta pasó, pero que uno de los costos que debió asumir el verborrágico primer ministro (terminal) fue la prohibición de hablar de Conga o de algún tema políticamente sensible, sin autorización expresa de esta extraña e inconstitucional entidad que se denomina “pareja presidencial”.

Así que, Valdés (el que parece angustiarse si no habla aunque sea de lo que no sabe o especialmente de lo que no sabe) decidió pronunciarse sobre la crisis del fútbol. Dicen nuestras fuentes que, dado que es inminente que se quedará sin chamba a más tardar (y con mucha suerte) en julio, está sondeando sus posibilidades en el IPD.

Pero Nadine ya no lo quiere. Ni siquiera Loudes Alcorta.

(Roberto Morales)

Se va, se va…

febrero 15, 2012

Hoy cumple 111 años Alianza Lima, sumido en una crisis que sólo supera la de su eterno rival: Universitario de Deportes. Feliz cumpleaños, hasta donde sea posible, para el equipo íntimo.

Don Sergio Markarián acaba de convocar a la selección que enfrentará a Túnez. Ninguno de los otrora “fantásticos” parece estar en su mejor nivel. Farfán está a punto de ser expectorado del Schalke 04, el equipo del que era hincha Adolf Hitler. Vargas, donde sea que esté, parece extraviado en un triángulo ajeno a lo deportivo.

Lo que parece malo, quizá no lo sea. Ahora, que nadie espera desempeños rutilantes de la “foquita” ni del “loco”, de repente pueden aprovechar la escasa expectativa y quién sabe pergeñar una actuación sobresaliente. Justamente porque nadie la espera. Pizarro y Guerrero no la pasan mal en sus equipos, pero tampoco son del otro mundo.

La selección peruana sólo puede construirse a partir de su dirección técnica. No hay Messis ni Ronaldos. No hay siquiera un Rooney o un Zlatan. Lo crucial es la solidez del equipo. Y eso requiere humildad. Tal vez la circunstancia brinde un baño de modestia a nuestros jugadores, que saben que las dos fechas que se vienen son determinantes para sus posibilidades de clasificación al mundial.

Se trata de volver a ser y eso, en el fútbol peruano, significa fumigar. A corto plazo, la selección puede ayudar. Ojalá. Pero si no acabamos con las mafias de los Burgas, los Alarcones, los Pachecos y de todos los etcétera, que viven del fútbol cual los buitres de la carroña, ninguna esperanza será sensata.

Se va, se va… A dónde es el tema a resolver. Se va, se va y, mientras tanto, Conga no va. A propósito: cuánto le quedará a Óscar Valdés en el gobierno.

(Roberto Morales)

Dios los cría…

enero 25, 2012

El presidente Humala afirmó en Madrid, no que Conga va sino que Conga tiene que ir, porque él, como representante del estado peruano, no puede irrespetar los compromisos del gobierno anterior. Aunque de trapacerías se trate, le falto añadir. Su antecesor, cual respuesta sacada de un libreto, declaró de inmediato en Lima, que Conga tiene que ir porque si no los chilenos serían los beneficiarios y que de repente “nuestros amigos chilenos” están detrás de las protestas antimineras. O sea que lo del peritaje es pura finta.

También Humala, en conferencia de prensa brindada al alimón con Mariano Rajoy, confirmó que, para el estado peruano, que él por supuesto representa, una cosa es la licencia de operación de Telefónica y otra distinta su enorme deuda tributaria con el país. Lo que en buen cristiano significa: no importa que alguien deba tributos en el Perú, igual puede obtener contratos con el Estado. Rajoy sonrió complaciente.

¡Qué lejos quedaron los días de la ilusión transformadora!

A la derecha… ¡derecha!

diciembre 10, 2011


El 28 de julio, en el primer artículo que publicamos después del cambio de gobierno, dijimos que el Consejo de Ministros presidido por Salomón Lerner era “un gabinete pronto a estallar”. En verdad, no pensábamos que tan rápido.

Corremos el riesgo de que Carlos Tovar -o el representante legal del diario La República- nos demande, pero no hay mejor explicación para lo sucedido, con la renuncia de Lerner y su inmediato reemplazo por Óscar Valdés, que la carlincatura de hoy. Así que hemos decidido “piratearla”.

Conga es el “punto de quiebre”. Mal que bien, Lerner logró la “suspensión” del proyecto minero en La Encañada y Celendín y, mal que bien, impulsó el diálogo con la población de Cajamarca. Si este diálogo, que se realizó el domingo 4, no culminó en un acuerdo formal fue porque, entre pocos otros, Valdés impuso la irracional condición de que el plazo total de negociación, incluida la firma del acta, era de apenas 8 horas.

Los representantes de los pueblos afectados demandaron que Minera Yanacocha, la impresentable, anunciara el cronograma del retiro de su maquinaria de la zona de las lagunas cuya intangibilidad demandaban. De otro modo, al no haber una norma gubernamental que dictaminara la “suspensión” anunciada, no podían confiar en que el comunicado de la minera fuera realmente serio. Valdés dijo que no y, ante esto, se alcanzó un nuevo consenso: encargar a entidades de la sociedad civil, de diverso signo, que gestionaran el tal retiro de la maquinaria con la empresa. Tema resuelto, acta redactada e impresa y todos de acuerdo.

Los representantes de las poblaciones altinas pidieron algo totalmente razonable: no más de 48 horas para informar a sus comunidades (consulta previa que le dicen) y luego proceder a firmar. Valdés volvió a decir que no y, en consecuencia, no hubo forma de lograr consenso al respecto. Luego llamó a Ollanta Humala y ambos decidieron decretar el estado de emergencia, que el presidente anunció la misma noche del domingo. Algunos miembros de la delegación gubernamental (que pasó la noche en Cajamarca) han confesado que supieron de la declaratoria por televisión. La viceministra de Minas, Susana Vilca, se atrevió a decir que esperaba que Salomón Lerner no se hubiera enterado del mismo modo.

Ahora, que muchos analistas dicen que “no saben qué va a pasar”, probablemente no quieran referir a lo que parece obvio: el comandante Humala ha dado la orden que sirve de título a la presente nota, lo que significa incumplir explícitamente algunas de sus principales promesas electorales. Lerner ha preferido pedir su “pase al retiro”.

Esperamos estar equivocados.

(Elmer Barrio de Mendoza)


A %d blogueros les gusta esto: