Archive for the ‘Inclusión social’ category

Te prometo un trabajo fijo

marzo 16, 2012

“Yo no te prometo un gran sueldo, te prometo un trabajo fijo” es un gran eslogan. Pero, contra lo que podría parecer, no es un lema para promover alguna bolsa de trabajo o algún instituto de formación laboral, es un lema para captar jóvenes a la carrera sacerdotal que ha enarbolado la Conferencia Episcopal Española (CEE).

Alarmada ante el descenso de la vocación de servicio a Dios por parte de la juventud española, la CEE ha lanzado la campaña “Te prometo una vida apasionante”, cuyo primer mensaje es que el sacerdocio grantiza trabajo fijo para toda la vida. En medio de la crisis europea, es un concepto de mercadeo impecable, que apunta al corazón de la principal preocupación de los jóvenes.

Probablemente no sea un mensaje típicamente espiritual, como sería de esperarse para convocar a la misión pastoral, pero sin duda es un mensaje eficiente. La primera respuesta a la campaña ha sido positiva: la postulación al sacerdocio ha aumentado en cifras absolutas. No mucho, pero algo es algo. Hay 51 seminaristas más que el año pasado en el país ibérico.

Si la crisis continúa, sugerimos, la campaña podría ser más directa. “Te prometo 3 comidas al día” o “te prometo alojamiento seguro” podrían despertar mayor interés en el sacerdocio. La manida metáfora de que el mundo está al revés parece convertirse en realidad.

Lo grave es, sin embargo, que la iglesia católica ha ingresado a un territorio en el que el diablo parece tener ventajas competitivas.

(Roberto Morales)

Algo hay que hacer… ¡pero ya!

febrero 23, 2012

Más de medio millón de niños, 15% de la población infantil del Perú, sufre desnutrición crónica. Las regiones donde se concentra el mayor porcentaje de niños crónicamente desnutridos son Huancavelica, Cajamarca, Huánuco, Apurímac y Ayacucho.

Así lo revelan las conclusiones del documento “Desnutrición crónica infantil cero en 2016” elaborado por el Grupo Impulsor Inversión en la Infancia y presentado ayer por el padre Gastón Garatea, con la presencia de la primera dama, Nadine Heredia.

No debe llamar a extrañeza que los departamentos más afectados sean justamente aquellos donde se concentra la inversión minera: todo indica que existe una dramática relación directa entre la inversión minera y la desnutrición infantil.

Las empresas mineras deberían tomar nota de esto para trazar intervenciones compensatorias en los territorios en que desarrollan sus operaciones. Y no es que no lo puedan hacer: hace 5 años, el Fondo Minero Antamina desplegó un proyecto ejemplar para reducir la desnutrición infantil, pero luego decidió no retener a las personas que lo concibieron e impulsaron y todo volvió a fojas cero. Como diría Condorito: ¡Exijo una explicación!

Hoy también se supo que los representantes de la región Tacna rompieron el diálogo con el gobierno central (ojalá que transitoriamente) exigiendo establecer límites a la disposición de agua por parte de la Southern, dado que hoy puede hacer prácticamente lo que quiere con el recurso hídrico gracias a autorizaciones conseguidas hace varias décadas.

Todos saben que la Southern pretende reciclar sólo el 15% del agua que utiliza y que limpiar el otro 85%, que está contaminado de 40 años de operación, no está en su agenda de responsabilidad ambiental. El pueblo de Tacna, por tanto, no se ha dejado seducir por una oferta de inversión de casi 700 millones de nuevos soles, que la empresa hizo llegar a través de la Presidencia del Consejo de Ministros.

Los tacneños quieren, como todos los peruanos, agua limpia. Agua limpia y nutrición infantil son dos demandas, tan legítimas como vitales. El pueblo no va a renunciar a ellas. Es muy necio partir de una premisa absurda para diseñar una estrategia, supuestamente de diálogo, que al final sólo podrá imponerse a sangre y fuego.

¿Vale la pena que el gobierno actúe únicamente como emisario y escudero de la gran minería o acaso debe constituirse, por primera vez en la historia del Perú, en defensor equilibrado de los reclamos justos de la población?

Mientras siga Valdés en la PCM, sólo lo primero es posible.

(Elmer Barrio de Mendoza)

No una sino muchas Conga

febrero 14, 2012

Huánuco es también víctima de la actividad minera irresponsable. Los abusos de la Compañía Minera Raura contra la población de Lauricocha y los daños ambientales que provoca la mina de los Brescia en Huayhuash, constituyen uno de los escenarios. Otro está en Aucayacu y afecta a más de mil familias. La presencia inminente de Gold Mine Holding amenaza sus cultivos de arroz, cacao y plátano, en actual proceso de certificación orgánica. Y la cosa se agrava.

Poco se conoce de la minería en Huánuco. Los míseros ingresos por canon minero en la región harían creer que el departamento no está afectado por la influencia minera. Sin embargo, 780 denuncios que cubren casi todo su territorio demuestran lo contrario. Una buena parte de esos denuncios ha sido gestionada por empresas que tienen historia de degradación de los territorios en que operan: Milpo, Antamina, Volcan, Atacocha, Solitario Perú, Vichaycocha, Raura.

El gobierno regional de Huánuco tiene previsto ceder, hasta 2021, más de 1500 derechos mineros y 7 lotes de hidrocarburos.

Las amenazas son claras y concretas: desplazamiento poblacional, problemas de salud, contaminación de recursos naturales de uso cotidiano, cambio irreversible de los ecosistemas, destrucción de la biodiversidad, desertificación de las cuencas acuíferas, reducción de las tierras de cultivo. Los principales impactos negativos se sentirán en las cabeceras de las 3 cuencas principales del departamento: Huallaga, Marañón y Pachitea.

El 82% de los niños de Raura Nueva padecen de contaminación por plomo en sangre (53 mg/dl contra 10 mg/dl, que es lo máximo permisible). La contaminación por metales pesados, no lo olvidemos, provoca daños irreversibles y se pueden transmitir al feto en la gestación. Las lagunas de Niño Perdido, Niño Cocha y Santa Ana están secas y sin vida natural. Caballococha, Tinticocha, Patarcocha, Chuspicocha, Gayco, Angushcocha, Taulicocha y Lauricocha están, todas, contaminadas gravemente.

El respeto a la consulta previa es indispensable. Los pueblos indígenas tienen derecho a vivir libremente en su territorio y a mantener la propiedad colectiva y su opinión debe acogerse antes de aplicar decisiones de política que los puedan afectar. No sólo porque así lo dice el Convenio 169 de la OIT, debidamente ratificado por el Perú, si no porque así lo mandan las más elementales reglas de convivencia entre iguales. Lo que pasa es que hay quienes creen (Alan García por ejemplo) que los indígenas no son iguales.

Ha hecho muy mal el presidente Humala al decir “Conga va”. Su oferta electoral era exactamente la opuesta. Los pueblos tienen también derecho a no ser víctimas de engaños ni de trampas.

(Lincoln Soto)

Andenes

enero 8, 2012

La agricultura en terrazas no es exclusiva del Perú. En Asia, Europa y África se desarrolló desde el inicio de los tiempos. En México, los aztecas y los mayas también trabajaron las pendientes.

Los incas organizaron un equipo de ingenieros que se desplazaban por los valles del territorio peruano construyendo andenes con la condición de que la mitad de la producción de esta nueva área agrícola se destine al sol y a la familia imperial. Rasgos básicos de estas edificaciones son: un muro de piedra de contención, escaleras, canales, ingreso de agua de riego y boca de evacuación de excedentes.

Actualmente, se calcula 200 mil hectáreas de andenes existentes en 8 departamentos del país. La mitad de esas terrazas está sin uso por destrucción o abandono. Moquegua es la región que tiene los andenes mejor conservados.

Inicialmente, en los andenes se cultivó maíz y quinua. Luego, la cebada y la alfalfa fueron las especies más sembradas. Hoy, la coca es la planta que más se cosecha en las laderas.

El costo de recuperación de una hectárea de andenes es 4 mil dólares. Por lo tanto, para poner en valor las 100 mil hectáreas en desuso se necesitan 400 millones de dólares. Los departamentos que necesitan esta inversión son Lima, Arequipa, Puno, Cusco y Apurímac. Utilizar andenes ayuda a ampliar la frontera agrícola, manejar inteligentemente el agua y controlar la erosión de los suelos.

Una manera rápida de medir el impacto social del discurso de un primer ministro es interrogarlo sobre cúantas hectáreas de andenes recuperará en su gestión. Lo demás es puro floro.

(Willy Quevedo Tamayo)

Dos preguntas breves

diciembre 13, 2011

1. ¿Protestaría si el gobierno decide autorizar el desarrollo de una mina de tajo abierto (o de una cárcel) cerca de donde vive usted con su familia?

2. ¿Cuánto tiempo le tomó definir su respuesta?

El “fetichismo del cartón”

octubre 4, 2011

Si alguien preguntara que de común tienen Marck Zuckerberg, José Carlos Mariátegui, Richard Branson, Agatha Christie, Ralph Lauren, Alexander Graham Bell, Thomas Alva Edison, Steve Jobs, Lula Da Silva, Bill Gates, Robert Frost, Walt Disney, Michael Saul Dell, Woodrow Wilson y Víctor Raúl Haya De la Torre ¿qué responderían?

¿Alguno de ustedes, si fuera posible, no contrataría a alguno de ellos (si todos vivieran por supuesto) para ocupar un cargo de alto nivel en un tema de su competencia? ¿O saben que ninguno de ellos podría haber postulado a un cargo público de alto nivel en el Perú?
Es que lo que todos ellos, y muchos otros hombres y mujeres de talentos excepcionales, tienen en común es que nunca concluyeron la universidad. Algunos de ellos ni siquiera ingresaron a ella y otros pocos ni aun culminaron la secundaria.

¿No hay algo absurdo en creer que la universidad es la fuente de todo talento importante? ¿No es por ventura cierto que se puede alcanzar muchas competencias por otras vías diferentes? ¿No es tiempo de debatir si no necesitamos incorporar a la gestión del país, pública y privada, a tanto talento desperdiciado? ¿No es hora de cuestionar idea de que, si no se pasa por la universidad, uno es más o menos ignorante?

¿Cuántos licenciados, maestros y doctores se ha necesitado para generar el boom de la gastronomía peruana? ¡Ninguno, por Dios! Pero tengan por seguro que, si las cosas siguen así, pronto se pedirá título académico como condición obligatoria para poder cocinar en un restaurante.

¿Cuánto absurdo nos hubiéramos ahorrado si hubiésemos incluido a los indígenas poseedores de saberes ancestrales en la formulación de políticas públicas de todo tipo? ¿Por qué creemos que la universidad es una especie de fábrica imprescindible para producir sapiencia certificada? ¿O no existen acaso brutos -y brutísimos- con título en la pared, placa en la puerta y pin en la solapa?

Pongamos las cosas en su justo sitio y hagamos, en esto también, inclusión social. ¿O es que Luis Miguel Castilla ha tenido que apelar a su formación doctoral y primermundista para confesar que “está rezando para que China no se caiga” porque el futuro económico del Perú depende de ello?

Consulta previa: unanimidad y esperanza

agosto 24, 2011

No podíamos dejar de escribir sobre la aprobación unánime de la Ley de Consulta Previa en el Congreso de la República. Hasta ayer los congresistas sólo habían sido objeto de censura, no sólo por parte nuestra. Pero hoy debemos rendir homenaje al parlamento nacional, tanto por el fondo como por la forma de la aprobación de la norma que establece la obligatoriedad de la consulta a los pueblos originarios, conducida y avalada por el Estado, antes del inicio de una intervención económica, o de otra naturaleza que los pudiera afectar, en el territorio ancestral que habitan.

Aquellos a quienes el escapero García Pérez llamó “perros del hortelano” y “ciudadanos de segunda categoría”, son ya formalmente actores principales -y protectores privilegiados- de los ecosistemas que conocen más que nadie. Ningún presidente, ninguna autoridad, volverá a ignorarlos mi mucho menos a insultarlos.

La alegría de los representantes comunales y el alivio de toda la sociedad peruana (a excepción seguramente de unos cuantos miserables), son las mejores señales que podían haberse esperado. El país marcha al reencuentro de su unidad.

La votación idénticamente favorable de los 113 parlamentarios presentes hace de ésta, una norma potente y poderosa. Queda al poder ejecutivo reglamentarla dentro del plazo de 90 días que se le ha otorgado. Será también una magnífica señal que la burocracia no adormezca la promulgación urgente del reglamento.

Felicitemos, cómo no, al Congreso y a su presidente, Daniel Abugattás. La conducta de la representación nacional, ayer, abre una gran esperanza, una ilusión quizá sorprendente, de que las cosas sí pueden cambiar.

Desde consultaprevia hacemos votos porque así sea.


A %d blogueros les gusta esto: