Archive for the ‘Economía y Desarrollo’ category

Propuesta al país

febrero 29, 2012

Juan Carlos Tafur ha escrito un muy interesante artículo el día de hoy. En él hace un ejercicio futurista por definir los alineamientos políticos de hoy hacia 2016. Y afirma dos cosas a tomar en cuenta: una, quienes tendrían mejor oportunidad de disputar una segunda vuelta serían Nadine y Keiko; dos, que en la izquierda no se vislumbra candidatura con alguna posibilidad de éxito. Sobre la primera no tenemos nada que decir… aún. Sobre la segunda tendremos que comenzar reconociendo que es absolutamente verdad.

Tafur ensaya una explicación parcial: los líderes de izquierda no están apuntando a 2016 sino a azuzar conflictos, sobre todo en el interior del país. Al margen de si eso es una simplificación, vale la pena volver a preguntarnos: ¿qué es ser de izquierda en el siglo XXI?

Cierto es que los dirigentes históricos de la izquierda están atrapados en la duda entre la grita y la embajada. La vida útil de algunos terminó cuando optaron por la embajada. La grita también se está agotando porque hace falta gobernar y no se gobierna con gritos. Pero los autodenominados cuadros de gobierno de la izquierda, procedentes casi todos de ONGs, son ahora altos funcionarios públicos en ciertos ministerios u OPDs o ejecutivos del área de responsabilidad social de las grandes empresas (sobre todo las mineras). Todos en tránsito de abandono (amnésico) de viejas militancias (o de antiguas aficiones solidarias).

Por tanto, quienes fueron ya no son. La renuncia, que es un hecho, exige sucesión y mirada diferente. Lo que acontece en el país es lo que sucede en el mundo. El gran tema de hoy es la capacidad de soporte del planeta frente al desenfrenado consumo que ha desatado el modo de vida del ser humano. No se trata de “azuzar”, se trata de reflexionar.

Quienes mejor comprenden este asunto son aquellos que conservan su relación cotidiana con el territorio y con la naturaleza, sin grandes ambiciones de trajes de marca, de comidas ostentosas, de vehículos modernos, de LCDs, de celulares, tabletas o laptops. Ellos entienden la importancia de defender su modo de vida y su entorno ambiental, no desde el punto de vista académico, sino desde la óptica de quien construye su felicidad en la sencillez de la vida en armonía con su paisaje. No se trata de terroristas ni de subversivos, ni de ambientalistas rabiosos, se trata de gente como nosotros que simplemente tiene otra percepción de la “calidad de vida”. Y lo más seguro a mediano plazo es que ellos tengan mucha más razón que nosotros, los que habitamos las ciudades y que sí demandamos lo que el planeta no puede proveer sosteniblemente.

Esto último se ha demostrado ampliamente. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Sin embargo, persisten los argumentos insensatos que asumen el supuesto de que los recursos de la tierra pueden ser explotados más allá de límites aceptables, de que extensos territorios (por supuesto no de Europa ni de norteamérica) pueden ser basurero de despercicios tóxicos que no se degradarán en siglos, de que el consumo de los privilegiados puede alcanzar niveles insultantes mientras que la mitad de la humanidad vive en condiciones degradantes.

Entonces insurge el tema Conga, emblema de esta gran contradicción. Y entonces aparece el gran argumento para imponer la destrucción del sistema hídrico del territorio en que se asienta el nuevo proyecto minero de Yanacocha: los recursos naturales son de todos los peruanos y, en nombre de todos los peruanos, le decimos NO a los cajamarquinos. Este argumento hermana, increíblemente, a Alan con Ollanta, y emparenta a ambos con Fujimori. Pues bien, qué derecho tenemos a hablar en nombre de todos los peruanos. ¿Acaso les hemos consultado? Si hasta las encuestas dicen que la población está dividida al respecto. El asunto es tan importante que amerita un gran debate nacional y una consulta popular. El tiempo y el gasto que este debate y esta consulta, vinculante por supuesto, tomarán, serán infinitamente inferiores al tiempo y al gasto que tomará la imposición inconsulta del proyecto. Esto sin contar el costo en vidas humanas que, sin duda, representará la opción Valdés.

El peritaje en curso, todos lo sabemos, no resolverá absolutamente nada. Por favor, no nos chupemos el dedo.

A quienes nos lean, y estén de acuerdo con nosotros, les pedimos que difundan la consigna de CONSULTA NACIONAL POR CONGA. Sólo lo que resulte de ella será auténticamente viable. Y quizá 2016 sea auténticamente diferente.

Anuncios

En defensa de Bill Gates

febrero 27, 2012

Bill Gates, el dueño y fundador de Microsoft, cuestionó hace una semana el destino de la cooperación técnico-financiera española a “países de ingresos medios, como por ejemplo el Perú” en lugar de brindársela a países con problemas generalizados de hambre, miseria y salud.

Como Gates dijo que el ingreso per cápita de los peruanos era de 10 mil dólares, inmediatamente le saltaron a la yugular un par de ministras, varios expertos discutibles, e incluso una ex primera dama, no precisamente caracterizada por su simpatía, que aludieron, todos, al hecho de que la renta per cápita en el Perú era de 5,900 dólares.

Aunque ya es público, vale la pena repetir que hay dos modos aceptados para medir el ingreso per cápita. Uno, de efecto fundamentalmente interno, que consiste en dividir el PBI entre la población total del país. Efectivamente, en 2011, esa división arroja que cada peruano percibe en promedio 5,900 dólares anuales. Pero hay otro modo de medir el ingreso pér cápita, que es el de la paridad cambiaria. Este método consiste en comparar la capacidad de compra del pér cápita anual (obtenido de la división simple del PBI entre la población total en cada país) con la canasta básica de bienes y servicios de los Estados Unidos. Es decir, para el ejemplo concreto, cuánto costaría en Estados Unidos lo que se puede comprar con 5,900 dólares en el Perú. Y el resultado es casi 10 mil dólares.

Este último método es el que permite homologar el valor real de los ingresos per cápita de cada país y, por tanto, hacerlos comparables. Ergo, el dato de Bill Gates no es falso. Todo lo contrario.

Que eso quiera decir que el Perú deba o no deba recibir ayuda internacional es otro cantar. Pero ahora, sabiendo que la información de Gates es correcta, se debería abrir el verdadero debate: cuán injusta es la distribución de la riqueza en el Perú. Más aún si el sustento de nuestra actual bonanza está determinada por la abundancia de recursos naturales, que como gusta repetir el actual presidente (y el anterior también) son de todos los peruanos.

Al respecto, la Cámara de Comercio de Lima acaba de advertir de la necesidad de recomponer la estructura de nuestras exportaciones para que éstas no dependan de los llamados commodities, sobre todo de los minerales, que representan el 60% del total cuando en 1950 sólo constituían el 20%.

La reconversión de nuestra economía hacia productos con importante valor agregado es una emergencia. Entender esto, como en la campaña sí parecía entenderlo el señor presidente, es vida o muerte. Para ello hay que invertir en ciencia y tecnología, en recuperar saberes ancestrales, en implantar estándares sociales y ambientales de la más alta exigencia, en reconocer las competencias reales de la población al margen de cómo fueron adquiridas. Pero, para ello, primero hay que pensar.

Nuestra economía viaja en piloto automático. Hasta ahora hay crecimiento, pero también crece la desigualdad. Si lo que queremos es ser una nación, todos tenemos que ser parte de un mismo proyecto. Y no lo seremos mientras sólo algunos sientan sus beneficios.

Si no ¿dónde están los 50 mil paritarios (o los 29,500 no paritarios) dólares que le correspondería a cada familia peruana de 5 personas?.

(Elmer Barrio de Mendoza)

Hablando de crecimiento

febrero 16, 2012

Se supo hoy que la economía peruana creció 6,9% en 2011, frente a una previsión de 6,8%. Se trata de un resultado superior a lo esperado.

Si bien es cierto -frente al crecimiento del año pasado (8,8%)- hay una desaceleración, ésta es perfectamente explicable por la crisis europea y por la retracción de la economía norteamericana. Por otro lado, visto en comparación, se trata uno de los mejores desempeños en América Latina en 2011.

Este crecimiento, además, se sustentó en un comportamiento sólido de la demanda interna.
El sector comercio creció un 8,8%. La manufactura industrial se expandió 5,6%. El sector construcción, que hace un año lideró la actividad económica, sólo 3,4%.

En los sectores primarios, la pesca tuvo un desempeño espectacular: creció 29,7%. Por el contrario, la minería se contrajo 3,6%.

Dados estos resultados -y considerando que el Perú es uno de los grandes productores de minerales a nivel mundial y que sus exportaciones mineras constituyen el 60% de sus exportaciones totales- habría que preguntarse si no es acaso posible ir reperfilando la estructura productivo-exportadora del país hacia actividades más sostenibles, sin que ello tenga que afectar su crecimiento.

Es sólo una inquietud.

Por la vida, el agua y la dignidad

febrero 13, 2012

Ban Ki Moon, Secretario General de Naciones Unidas, ha dicho que “700 millones de personas en 43 países sufren hoy de escasez de agua, con proyecciones a incrementarse a 3 mil millones al año 2015”. No hay mucho que agregar.

La zona andino-amazónica, que está situada en la franja intertropical entre los 35º de latitud norte y los 35º de latitud sur, es el único lugar del planeta que no se congeló durante las glaciaciones prehistóricas. No lo olvidemos.

En 2006, el ministro de Defensa británico, John Reid, advirtió que al combinarse los efectos del cambio climático global y de la merma de recursos naturales del mundo se incrementaba la posibilidad de conflictos violentos por tierra, agua y energía. Y por la misma época un documento de la Agencia de Seguridad Nacional norteamericana llamado “Un escenario de abrupto cambio climático y sus implicaciones para la seguridad nacional de Estados Unidos” alertaba la posibilidad de sucesos ambientales cataclísmicos y la emergencia de confrontaciones militares debido a la necesidad imperiosa de recursos naturales y no tanto por conflictos ideológicos, políticos o religiosos.

Poco antes, de acuerdo a lo publicado por el diario inglés The Guardian, un informe secreto del consejero Andrew Marshall al presidente George W. Bush anticipaba “los oscuros efectos del calentamiento global del planeta”, en particular de la escasez de agua y sugería que Washington debía prepararse para estar en condiciones de “apropiarse de este recurso estratégico”.

El afán por imponer los Tratados de Libre Comercio no parece ser ajeno a esta evaluación de las potencias imperiales (incluida China). No existe mejor forma de ingresar a nuestros territorios que por la vía de la diplomacia económica. El garrote dejó de ser, por ahora, el método principal.

Isaac Humala describe la situación económica actual de nuestro país como el producto de la imposición de un modelo neoliberal, donde aparecen los denominados “excluidos”. La exclusión -afirma- es la novedad de la era post industrial. Las personas están excluidas del trabajo, del territorio, del uso natural de los recursos de la comunidad (principalmente el agua). La exclusión es el despojo de la dignidad. La exclusión es el núcleo de la tesis del “perro del hortelano” enarbolada por Alan García. El mismo ex-presidente que nos dividía a los peruanos en ciudadanos de primera y de segunda clase.

Esta concepción post industrial se anima, aparentemente, de ciencia y tecnología. Pero en verdad enajena a la población de su conocimiento ancestral del territorio y de los recursos que aloja.

La economía sustentada en la gran minería está alimentada por el pensamiento globalizador, pero en el llamado hemisferio norte nadie practica la minería como se desarrolla en el país. Está prohibido, por ejemplo, desarrollar minería en cabeceras de cuenca. A nadie se le ocurre.

Tanto la minería subterránea como la minería de superficie son responsables de los daños más grandes a los sistemas naturales de la vida en el planeta y en nuestro país. Isaac Humala dice que “una sola mina mediana a cielo abierto que procese, por ejemplo, sólo 100 millones de toneladas, equivale a lo procesado por todas las minas subterráneas durante 500 años”. No pasará mucho tiempo antes de que la minería a tajo abierto sea considerada un delito de lesa naturaleza.

Más allá de los conflictos socio-ambentales, la explotación minera se implanta en las zonas más pobres del Perú y sólo redistribuye una ínfima parte de sus ganacias. Sólo 7 grandes mineras acumulan 7 mil millones de dólares de utilidades netas. Los territorios donde desarrollan su actividad, mientras tanto apenas han experimentado progreso y sí, en cambio, un gigantesco deterioro ambiental y una gran descomposición social.

(Lincoln Soto)

¿Aves de mal agüero?

febrero 10, 2012

Quisiéramos no haber tenido razón. Desearíamos que la economía mundial se recuperara y que el Perú continuara su crecimiento y que incorporara una mejor distribución social de sus beneficios.

Hemos dicho varias veces, como muchos otros, que la crisis mundial es muy seria. Que los valores financieros, bursátiles y monetarios de los mercados exceden, con mucho, los bienes y servicios reales que existen efectivamente en el planeta. Que se está negociando futuros que no se puede saber si llegarán a ser y obligaciones financieras que no se puede saber si se pagarán. Que la sociedad de consumo ha propiciado un grave exceso destructivo de los recursos de la tierra y que, si se hace estimaciones simples, no hay modo de atender la voracidad de la raza humana, dominada en gran parte por valores occidentales depredadores.

Hemos dicho también, como otros muchos, que los rebotes positivos de las bolsas en las últimas semanas no se debían fundamentalmente a una tendencia hacia la recuperación sino a noticias alentadoras de carácter sólo coyuntural. El tema de Grecia es el más notorio.

Cada vez que Grecia ha estado a punto de llegar a un acuerdo para obtener el financiamiento que le permita evitar la cesación de pagos en marzo, las bolsas subieron. Cada vez que el acuerdo ha parecido frustrarse, las bolsas bajaron. Y no sólo las bolsas.

Hoy viernes, todos los índices bursátiles mundiales cayeron. El Standard & Poor’s 500 bajó como nunca en 6 meses. El oro también. Se supo que el PIB alemán disminuyó más de lo previsto en el último trimestre de 2010. Todo en el marco de nuevas dificultades para que Grecia adopte las duras medidas que le exigen la UE, el BCE y el FMI para otorgarle el indispensable crédito que le permita no incurrir en eso que se llama default.

Si Alan García, quizá el mayor “experto” internacional en muertes caninas, vuelve a decir que “se trata sólo de una crisis de crecimiento” mejor salgamos de compras y llenemos nuestras despensas.

¿Comenzó oficialmente la recesión?

febrero 1, 2012

Filo Di Rupo, el primer ministro belga, tiene sobradas razones para rascarse la cabeza. Hoy mismo, el Banco Nacional de Bélgica declaró oficialmente la recesión en ese país. Es uso estándar que la recesión se formalice cuando una economía nacional decrece por dos trimestres consecutivos. Y eso es lo que ha sucedido en Bélgica, cuya capital es sede de la Unión Europea.

Se trata del primer país de la eurozona que incurre en recesión oficial y muchos observadores piensan que lo sucedido con la economía belga sólo preludia lo que sucederá con otras economías europeas.

Por otro lado ayer, la Federación Latinoamericana de Bancos, a la que sinceramente aconsejamos que modifique su sigla (Felaban), redujo su pronóstico de crecimiento para América Latina en 2012 a solamente el 3.6% (antes lo había establecido en más de 4%). Probablemente lo siga bajando.

Volvemos a sugerir que se modere el triunfalismo que demuestran nuestras autoridades respecto a las fortalezas del Perú frente los impactos de la crisis europea.

Nada más, por ahora.

¿Puede la mafia controlar la Federación de Construcción Civil?

febrero 1, 2012

N. de R. A propósito del comunicado suscrito por Mario Huamán, que publicó La República el 29 de enero, un nuevo colaborador se incorpora a consultaprevia: El Gatopardo. Le damos la bienvenida.

Recuerdo que allá por los años 70, los congresos de la CGTP empezaron a realizarse en el local de la Federación de Trabajadores de Construcción Civil. El férreo control que ejercía el PCP, venía siendo zarandeado por otras corrientes de izquierda. Esto se veía tormentosamente en cada celebración del Primero de Mayo. Millares de trabajadores, estudiantes y pobladores, le gritaban a la sorda cúpula “moscovita” que radicalizara su gestión y se aviniera a convocar a un Paro Nacional. En esos mítines, por entre las masas, irrumpían grupos organizados de “obreros de construcción civil”, premunidos de grandes palos con clavos y sin clavos. Alzándolos amenazadoramente, arremetían contra las masas radicalizadas que luchaban decididamente contra la dictadura del felón Morales Bermúdez.

La “Guardia Obrera de la CGTP”, en su mayoría compuesta por obreros militantes del PCP, ya estaba infiltrada por el lúmpen. La Federación de Construcción Civil, era la fuente de suministro de esta fuerza de choque. Los Congresos de la CGTP eran controlados por esta Guardia Obrera. Ironías del destino, en esos tiempos el SUTEP quería ingresar a la CGTP y la cúpula dirigente no se lo permitía. Pasaron varios años para que esto se dé.

El domingo 29 de enero, Mario Huamán, Secretario General de la CGTP, publicó un aviso en La República, que para muchos puede haber pasado desapercibido. El aviso titulaba : “LA CGTP Y CONSTRUCCIÓN CIVIL DENUNCIAN QUE ESTAFADORES SOLICITAN DINERO A NOMBRE DE LA INSTITUCIÓN Y DEL SEC. GRAL. MARIO HUAMÁN”. Entre otras frases, el aviso dice: Por este motivo, expresamos a nuestras bases, empresarios y otras instituciones que la CGTP y la FTCCP no tienen la política de pedir donaciones o ayudas económicas para provecho propio o en beneficio de terceros”. No dudo que esto sea cierto, pero la verdad de la milanesa, es que esta realidad está configurando un sobrecosto en la construcción de viviendas, que ya ha descendido desde las grandes obras públicas y privadas, a las viviendas multifamiliares de la clase media, hasta posicionarse en la construcción de viviendas de la misma clase trabajadora. Un sobrecosto similar al que los empresarios tenían que pagar en seguridad, en tiempos de la ofensiva terrorista de Sendero Luminoso.

La CONFIEP también ha lanzado comunicados al respecto. Pero el cáncer sigue creciendo. Noticias recurrentes, afirman que el “Cholo Jacinto”, desde la cárcel controla un “sindicato” de construcción civil del Callao, organización paralela creada en el gobierno de Alan García. Decenas de denuncias han sido publicadas en los diarios y la autoridades de los últimos gobiernos no han hecho nada. El cáncer, ¡ay!, sigue creciendo.

Empresarios entendidos en la materia, afirman que el sobrecosto que están pagando por estos cupos, está llegando al 1.5% del valor de la construcción. El cupo empieza desde la demolición hasta la fase de acabados. Así que no les queda más “remedio”, que cargar este sobrecosto a los futuros propietarios. Así, el dinero pagado por la extorsión, termina siendo pagado por todo aquel que aspira a tener una casa propia.

“En 1962, encarcelado y enfrentado a la silla eléctrica, el soldado de la “Familia Gambino”, Joseph Valachi empezó a hablar. En 1959, la oficina del FBI en Nueva York tenía 400 agentes investigando el comunismo en Norteamérica y sólo a cuatro trabajando en el crimen organizado. Valachi provocó un cambio de prioridades; en 1963, la oficina de Nueva York tenía a 140 en su equipo de lucha contra las bandas, y en 1964, unos micrófonos ocultos colocados por el FBI, grabaron al jefe del sindicato de camioneros Jimmy Hoffa en una serie de intercambios comerciales con la Mafia de Detroit”. ( Historia de la Mafia Siciliana COSA NOSTRA: John Dickie – Pag. 343).

Parafraseando a John Dickie, uno de los mejores estudiosos de la mafia, podemos decir, que si se pretende derrotar alguna vez a la mafia, hay que destruir sus raíces. Y esas raíces se hallan en sus actividades de extorsión, que constituyen la base impositiva del “estado en la sombra”. (Pag. 465 ).

Es necesario impedir el desarrollo de la mafia en construcción civil. Si no lo hacemos a tiempo, un día no muy lejano, el sobrecosto podría llegar al 5% del valor de la construcción y como siempre, será el pueblo peruano quién terminará pagándoselo al empresario. Así nos trasladaron los gastos en seguridad y los otrora famosos “cupos de guerra”.

Para impedir que el cáncer haga metástasis, es necesario que el gobierno proteja a todos los empresarios y los “obligue” organizadamente a negarse a pagar estos cupos. Para ello es preciso que El Gobierno forme un Comité de Lucha Contra la Extorsión. La CONFIEP y la CGTP tienen mucho qué hacer en esta gran tarea.

Respecto a Mario Huamán, sólo queda decir, que no basta un comunicado para erradicar a los delincuentes que se están cobijando en los sindicatos. Una profilaxis apropiada es urgente, antes que un Jimmy Hoffa criollo se apodere de la gloriosa Federación de Trabajadores de Construcción Civil.

(El Gatopardo)


A %d blogueros les gusta esto: