SOS: Salvemos el cacao peruano

Mariella Balbi Barbies es quizá la mayor promotora del cacao peruano. Es para el chocolate nativo lo que Gastón Acurio para la gastronomía. Ella acaba de denunciar ante la agencia Efe que la variedad de cacao que se viene empleando para la sustitución de cultivos ilegales de coca está poniendo en riesgo al fruto autóctono, cuya calidad es incomparablemente superior.

La erradicación de cocales promovida por el gobierno norteamericano, es continuada por la implantación de la variedad CCN-51, que se provee a través del Programa de Desarrollo Alternativo de la Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos (Usaid). Esta variedad  de cacao se caracteriza por su alta productividad, rápido crecimiento y resistencia a las plagas y enfermedades.

Mariella Balbi Barbies señaló que el híbrido es un cacao “corriente” que pone en desventaja al agricultor. Su valor puede alcanzar 2 dólares por kilo, mientras que el cacao nativo se cotiza en campo en casi 6 dólares. El precio promedio del kilo de hoja seca de coca se estima en algo más de 3 dólares.

El programa de sustitución de cultivos de coca por cacao ha sido relativamente exitoso, y nadie discute sus logros, pero si el impacto final incluye degenerar al fruto autóctono, existe un daño evidente y habría que contenerlo de inmediato. El problema es que el cacao CCN-51 está desplazando y/o contaminando al cacao nativo. En Cusco, es cada vez más difícil encontrar la variedad chuncho sin que se perciba los rastros del CCN-51. Según afirma Balbi, el sabor frutado y nogal del cacao autóctono está en riesgo de perderse al contagiarse del gusto “ácido, amargo y astringente” del híbrido alógeno.

José Rojas, gerente de la Central Piurana de Cafetaleros (Cepicafé) que produce el muy apreciado cacao blanco, dice que la presencia del CCN-51 en nuestro territorio atenta contra el posicionamiento del producto peruano como un “cacao especial”. Propone que la producción de la variedad extranjera sea materia de zonificación, en espacios territoriales adecuados, a fin de no perturbar el valor del cacao peruano en los mercados-nicho.

La Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) tiene la palabra. Esperemos que Carmen Masías, la nueva jefa de Devida, sea capaz de hacer una revisón autocrítica el programa del que fue parte cuando era ejecutiva de Cedro.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Información y Comunicación

Etiquetas: , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: