Espías

Los espías son personajes sin escrúpulos. Para cumplir sus objetivos utilizan medios ilegales. Chuponean, vigilan, sobornan, roban información y reclutan seguidores que empiezan la carrera trabajando de soplones.

Un buen espía trabaja en forma encubierta. Nadie debe saber que pertenece a los servicios secretos. El colmo de un espía es ser descubierto. Esto puede provocar tragedias mayúsculas.

Estas reflexiones vienen a cuento luego de leer la última novela del escritor peruano Miguel Gutiérrez titulada “Una pasión latina”. Es la historia de Karen Spiegel, una agente de la CIA que vino al Perú en los sesenta.

A los 27 años se estableció en Piura como jefe del Cuerpo de Paz. Se casó con un profesor del lugar llmado Nolasc Vílchez, cuatro años mayor que ella. En los setenta, la pareja viajó a Huamanga donde espió el accionar de Sendero Luminoso. En los ochenta, Nolasco y Karen vivieron en centroamérica. A partir de 1985 el matrimonio se afincó en la ciudad de Washington. En setiembre de 1996, Vílchez asesinó a Spiegel en su casa.

¿En qué momento el piurano empezó a odiar a la gringa? Al comienzo la relación exótica era funcional a la trayectoria de Karen. Convivir con un indio le permitía introducirse en las sociedades piurana, ayacuchana y centroamericana. Sin embargo, cuando radican en Washington, Karen continúa ascendiendo profesionalmente mientras Nolasco era un simple profesor de español en un instituto de segunda.

La gota que colmó el vaso llegó cuando él le pidió regresar a la CIA infiltrándose en los grupos mususlmanes. Ella no le hizo caso. Entonces él ingresó a su computadora y se enteró de que ella lo retrataba como un sujeto acomplejado, inestable y deteriorado mentalmente.

Lo extraño del caso es que Karen, doctorada en Ciencias Políticas en la Universidad de Columbia y experta en relaciones internacionales, no se hubiera dado cuenta de que tenía al enemigo bajo su mismo techo.

“Una pasión latina” aborda temas contemporáneos: los matrimonios sin hijos, el amor interracial, los costos del éxito profesional, los desencuentros culturales. Gutiérrez nos muestra como los piuranos pueden ejercer la violencia y ajusticiar con sus propias manos cuando los humillan.

Definitivamente Gutiérrez no simpatiza con el espionaje y menos si es norteamericano.

(Willy Quevedo Tamayo)

Explore posts in the same categories: Información y Comunicación

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: