¿Un botón de muestra?


Versiones absolutamente verosímiles cuentan que quien llevó la voz cantante por parte del gobierno, en las negociaciones del domingo en Cajamarca, fue el ministro del Interior, Óscar Valdés. Que fue él quien impuso la condición, prácticamente imposible de cumplir, de que el acuerdo se tomara ese mismo día y que fue él quien se negó a solicitar a Minera Yanacocha que anunciara el retiro de su maquinaria del “suspendido” proyecto Conga. Que fue él quien, junto con Wilfredo Saavedra, representó las posturas extremistas en la breve jornada de diálogo.

Ayer Saavedra, presidente del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca, junto a otros cuatro líderes de la protesta contra Conga, fue sorpresivamente detenido a su salida del Congreso de la República. Los cinco dirigentes, que no tienen requisitoria por parte del poder judicial o acusación por parte de la fiscalía, fueron sometidos a casi diez 10 horas de interrogatorio en la Dirección contra el Terrorismo (Dircote), en una operación descrita como indagación de rutina y, tras ello, puestos en libertad.

El hecho es completamente objetable. 10 horas exceden todo límite razonable, e incluso legal (4 horas es lo máximo permisible), para una investigación de rutina. Este procedimiento está previsto en el nuevo Código de Procedimientos Penales, que no está vigente en Lima, y corresponde, allí donde sí lo está, a una sospecha producto de la negativa a identificarse por parte de una persona o a una duda sobre su verdadera identidad o una suposición razonable de la inminente comisión de un delito.

El jefe de Dircote ha declarado que la detención fue resultado de que los líderes se negaron a identificarse. Lo que no ha dicho es bajo qué sustento aplicó una norma que no rige en Lima. Lo que no ha dicho es cuáles serán las consecuencias de lo que, a todas luces, es una ilegalidad desde el Estado.

El responsable político de lo que haga cualquier instancia policial es el ministro del Interior, el mismo señor que encabeza la línea dura del gobierno frente a la protesta popular en Cajamarca, el mismo señor que parece tener una altísima influencia, junto con Luis Favre (de cuya identidad sí podría dudarse y de quien todos sabemos que no es peruano), en las posiciones más promineras del Presidente de la República.

Óscar Valdés, es bueno recordarlo, fue también quien en 2009, cuando postulaba a la presidencia del Gobierno Regional de Tacna, dijo textualmente: “Ollanta ha sido mi alumno. No era un alumno brillante, pero tampoco era de los últimos. Ha trabajado también conmigo durante un corto tiempo. He conversado anteriormente; para postular conversé con él. Le dije que no me gusta como él plantea su programa. Yo soy un verdadero nacionalista que apoya la inversión privada”.

Ollanta Humala habita en el centro de una encrucijada. Pronto optará definitivamente por una ruta: a favor de sus posturas populares primigenias o a favor de su aparente nueva vocación proempresarial. Creemos que procede la suspicacia: las señales abundan.

Explore posts in the same categories: Política

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: