¿Entre la espada y la pared?


Tal como van las protestas de Cajamarca, Andahuaylas y Ancash contra la operación minera, el gobierno de Ollanta Humala enfrentará una gravísima contradicción, que no admitirá medias tintas, a muy corto plazo. Más si se toma en cuenta que no son los únicos espacios en que late aceleradamente el conflicto entre la población (sobre todo campesina) y la minería. Mucho más si se considera que las protestas antimineras no son las únicas que se sentían amparadas (o cuando menos no ignoradas) con el triunfo electoral de la candidatura nacionalista.

Dicho de otro modo, quienes ganaron la primera vuelta esperan que Humala no se entregue a quienes perdieron ambas vueltas, en nombre de aquellos que le sumaron los votos necesarios para ganar la segunda. No fueron las empresas mineras las que le dieron un solo voto a Ollanta Humala. Todo el esfuerzo electoral de la Sociedad Nacional de Minería, Energía y Petróleo se concentró en únicamente dos candidatos: PPK y Keiko. Ahora los votantes de Humala esperan, no sin razón, que la balanza se equilibre; de otro modo no entenderían por qué hubiera sido diferente votar por cualquier otro candidato.

Por otro lado, el presidente no debería olvidar que, en enero, era sólo el 8% del electorado y que, si no fuera porque el desilusionante intento de Manuel Rodríguez Cuadros fue un fiasco y porque la candidatura de Alejandro Toledo dilapidó su capital electoral en una increíble sucesión de errores, difícilmente hubiera vuelto a llenar el espacio contestatario que gran parte de la población reclamaba y que le permitió crecer aceleradamente en el primer trimestre del año. Tampoco debería olvidar que, si su rival no hubiera sido Keiko Fujimori, lo más probable es que hubiera perdido la segunda vuelta.

Si no se resuelve el tema de fondo, el panorama es desalentador. El tema de fondo es si la minería puede desarrollarse en el acuífero. Nuestra respuesta es NO. Una vez que eso esté claro, recién se podrá hablar de un diálogo justo.

Que ese punto de partida va a traer mayores costos a los inversionistas, sin duda. Pero no se trata de desecar lagunas y humedales o de contaminar cabeceras de cuenca y aguas subterráneas, como condición para el desarrollo. El mundo ya lo tiene sumamente claro. ¿Por qué el Perú no debería tener derecho a reclamar modernidad a este respecto?

Anuncios
Explore posts in the same categories: Política

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

3 comentarios en “¿Entre la espada y la pared?”


  1. […] de opinión y puntos de vista son algo distintos. Por ejemplo en el blog Consulta Previa, luego de analizar el amparo de las protestas en las promesas de campaña del en ese entonces candidato Ollanta […]


  2. […] different. For example, in the blog Consulta Previa (”Prior Consultation”), after analyzing [es] the protests based on the election promises of Ollanta Humala, they delve into the heart of […]


  3. […] però, le opinioni e punti di vista sono svariati. Per esempio, il blog Consulta Previa, dopo aver analizzato le proteste sulla base delle promesse elettorali fatte dall'allora candidato e ora Presidente […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: