¿Y ahora qué?


En respuesta al acuerdo de Bruselas de ayer, todas las bolsas del mundo subieron. Aún los que observamos con pesimismo el paisaje financiero mundial, supusimos que la tranquilidad duraría unas semanas. Pero no.

La subasta de bonos italianos fue un desastre. Los rendimientos a largo plazo que hubo que aceptar resultaron altísimos. Es decir, los inversionistas no confían en Italia. O sea, los inversionistas presumen que Italia es la próxima Grecia. Las bolsas interrumpieron su crecimiento y aparecieron algunos números rojos. Los suficientes para provocar desaliento en los mercados bursátiles.

Demás está decir que la economía italiana es mucho más grande que la griega. Por tanto, de agudizarse la crisis de deuda en el país de la bota, las medidas urgentes que deberán adoptarse sumarán una cifra ampliamente mayor a la invertida para resolver la crisis griega.

Después de Portugal, Irlanda y Grecia parece que viene Italia. ¿Podrá el viejo continente sobrevivir a tanta crisis consecutiva?

Anuncios
Explore posts in the same categories: Economía y Desarrollo

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: