Hipotecas en ganga


El diario Gestión publicó hoy en primera plana un pronóstico sobre la rebaja inminente de la tasa de interés del crédito hipotecario. El diario económico afirmó incluso que la tal tasa llegaría a ser del 5%, una reducción sumamente significativa. Hace muy poco el interés promedio hipotecario anual estaba en 9%.

Tal como aparece el titular, deberíamos saltar de felicidad. No obstante sería bueno hacer una reflexión calmada. La banca está diseñada para ganar. Su negocio legal está determinado fundamentalmnente por el diferencial entre la tasa activa (que es la que cobra por sus colocaciones) y la tasa pasiva (que es la que paga por los depósitos del público). Por tanto, para ganar, los bancos requieren colocar la liquidez de que disponen.

Un descenso radical de los intereses, entre otras cosas, quiere decir que hay sobreliquidez en las entidades financieras. Dicho en cristiano, los bancos tienen mucho dinero disponible que no pueden colocar y, como en lo esencial, es dinero del público, tiene que pagar intereses por él, muy chiquitos pero igual tiene que pagar. Ergo, si no coloca ese dinero en préstamos, inevitablemente van a incurrir en pérdida. Para que la gente que no lo hace tome créditos hay que hacerlos atractivos y, para hacerlos atractivos, hay que abaratarlos.

Pero además, para incluir a nuevos prestatarios, las exigencias del crédito tienen que hacerse más flexibles. De hecho eso ya se está viendo con el reparto de tarjetas de crédito como si fueran volantes. Para obtener una, hoy, basta tener un sueldo de cualquier tamaño durante tres meses y no tener antecedentes negativos en el sistema. Es decir, cualquier trabajador temporal joven está calificado para recibir un crédito.

¿La historia va sonando conocida? Cietamente, es historia conocida; pero es igual de inevitable: no olviden que, para ganar, los bancos están obligados a colocar. Pues bien, la rebaja del interés hipotecario está también determinada por un exceso de inversión inmobiliaria: ya vemos bastantes edificios en Lima, que no están completamente vendidos, a la espera de compradores. Esta segunda presión empuja aún más la decisión anunciada por Gestión.

El único problema es que eete proceso ya tiene nombre y destino: se llama “burbuja inmobiliaria” y conduce a una crisis espantosa. ¿Alguien estará tomando nota o nos seguiremos tragando el cuento de los otrora exitosos, y ahora fracasados, yuppies?

Anuncios
Explore posts in the same categories: Economía y Desarrollo

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: