El fin de un fantasma


Quienes vivimos nuestra juventud en los años 70 supimos de Gadafi desde que era Khadafi (entonces Beijing era Pekín). Cuando Gadafi era Khadafi parecía un ultrarrevolucionario antimperialista y convocaba la admiración sincera de los cachorros del izquierdismo.

Después sólo fue Gadafi y Gadafi era corrupto, egomaníaco y un poco orate. Dejó de ser un peligro y, salvo por alguna ocasional crisis de verborragia, se volvió un aliado confiable de las transnacionales. Ya no convocó más admiración de nadie, salvo la de los que podía comprar… o la del insólito Hugo Chávez.

Gadafi ha muerto y, salvo Chávez y los que pudo comprar, nadie lo llora. De Khadafi nadie se acuerda.

¿Y que hubo de las transnacionales? ¿Las transnacionales…? Hace cuatro meses cambiaron de bando.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Internacionales, Noticias

Etiquetas:

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: