Urbanizaciones


Antes de la aparición de Francisco Pizarro, Pachacámac fue la capital religiosa del antiguo Perú. Peregrinos de todass partes llegaban al santuario limeño. Los visitantes estaban obligados a someterse a 50 días de ayuno antes de pisar el lugar sagrado. La influencia de Pachacámac duró trece siglos. Las centenas de sacerdotes y sabios que reinaban en la ciudad teocrática, se comunicaban en quechua. Esta lengua se expandió gracias a los cinetos de miles de transeúntes que acudieron al centro ceremonial. Viniendo desde el norte hacia Pachacámac por el camino del Inca, la vía era paralela a la actual avenida Aviación, en el cruce con Angamos existían tambos con todas las comodidades para que los viajeros descansen antes de llegar al gran oratorio Vale decir, el moderno distrito de San Borja era un lugar de paso indispensable hacia la mega huaca.

En 1982, Fernando Belaúnde construyó las Torres de Limatambo en parte de la hacienda de la familia Marsano. Dos años atrás, habitantes del Asentamiento Humano San Juan Masías invadieron 5 hectáreas que estaban destinadas a parques de las Torres de San Borja. Los fundadores del Asentamaiento Humano El Bosque ocuparon 3 hectáreas de la ribera del río Surco colindantes a Chacarilla del Estanque. Los pobladores del Asentamiento Humanos Villa Victoria se establecieron en una zona dentro de la cantera de cal de Surquillo. María Cafferata Peñaranda, Pedro, Mario y Rosa Brescia Cafferata negociaron, con el Ministerio de Vivienda, la urbanización de la hacienda San Borja. Tuvieron que otorgar amplios terrenos a la Marina de Guerra. Esta institución utilizó el espacio para construir el Colegio Liceo Naval, la sede social y una villa de casas para rentar a oficiales. En 1985, el alcalde Hugo Sánchez Solari convenció al alto mando naval de la imperiosa necesidad de dividir y expropiar la propiedad de la Marina para continuar el trazo de la avenida San Luis. La familia Izaga urbanizó la hacienda Chacarilla del Estanque siendo obligada a ceder al Ejército el extenso inmueble conocido como el Pentagonito.

En conclusión, la historia de San Borja es rica en religiosidad y cordialidad. Asimismo, su diseño fue producto del diálogo entre el Estado y ex hacendados. Sin embargo, una pequeña porción de la circunscripción fue escenario de la emergencia popular, primigenios invasores que conquistaron la formalización y que son actualmente contribuyentes que gozan de todos los derechos de la vecindad.

(Willy Quevedo)

Anuncios
Explore posts in the same categories: Variedades

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: