El turismo y la explotación sexual (II)

Repetimos: sólo se conoce que la demanda de turismo sexual, está insertada en un contexto mayor al tradicional, es decir a la búsqueda de ocio, descanso y entretenimiento. Estudios realizados con turistas australianos a camino de Tailandia, revelan que el 23% de los hombres entrevistados, viajaban con la intención de tener relaciones sexuales durante su visita a Tailandia, y el 47%, afirmaron que dependería de la situación, esto es, para esta mayoría, el sexo con adultos o niños sería una posibilidad, pero no un fin en sí mismo.

Estos datos, demuestran resultados semejantes a los estudios realizados a turistas alemanes, que visitaron Tailandia, Filipinas, Kenya, Brasil y Republica Dominicana Estos estudios permiten algunas suposiciones, como el hecho que el destino turístico oferte turismo sexual, o no, solo es importante en el proceso decisorio de un número reducido de turistas, para el resto, aunque la posibilidad de practicar el sexo puede ser deseable, la oferta de turismo “sexual”, no sería el factor más importante.

Parece que actualmente, delante del crecimiento global del fenómeno del turismo sexual, no es posible negar que esta actividad genera renta, trabajo y lucros dentro del sistema turístico donde se desarrolla, pero de ello no es posible inferir que la importancia del turismo sexual como inductor de desarrollo socioeconómico sostenible.

Al respecto, cabe realizar una precisión si bien existe el turismo sexual, cuando este se refiere a la intervención de sólo adultos, también se incluye a los niños y niñas. Se entiende que el turismo sexual con niños es la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes por parte de quienes viajan de un lugar a otro y allí realizan actos sexuales con menores.

A menudo viajan de un país más rico a uno menos desarrollado, pero los turistas “sexuales” también pueden ser personas que viajan dentro de su propio país o región. Algunos turistas sexuales (abusadores preferenciales y pedófilos) buscan aprovecharse de las niñas, niños y adolescentes específicamente. Sin embargo, la mayoría de los turistas sexuales son abusadores ocasionales que no suelen tener una preferencia sexual por menores de edad sino que se aprovechan de una situación en la que estos están a su disponibilidad.

La explotación sexual de niñas, niños y adolescentes – ESNNA, es considerada una violación contra los derechos humanos de las personas menores de edad, la cual supone la utilización de niñas, niños y adolescentes menores de 18 años para relaciones sexuales remuneradas, pornografía y diversas actividades donde se pueda sacar ventaja o provecho de carácter sexual basándose en una relación de poder cuyo intercambio económico ó material se da directamente con el menor de edad ó con un intermediario.

(José Soto Lazo)

Anuncios
Explore posts in the same categories: Economía y Desarrollo

Etiquetas: , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: