El turismo y la explotación sexual (I)

Es evidente la existencia de la explotación sexual en muchos países del planeta y los problemas que genera en nuestras sociedades, sin embargo es poco lo avanzado respecto análisis del verdadero impacto que este problema ha generado en nuestras economías, el presente artículo pretende avanzar en este aspecto.

La Organización Mundial del Turismo – OMT, sugiere que en la medida que el turismo adquiere importancia en el escenario económico mundial, las estrategias de fomento y desarrollo de destinos turísticos aspiran a ser cada vez más sofisticadas del punto de vista organizacional y comercial. Tomando como ejemplo lo ocurrido en la década de 1950, período de conocida expansión del turismo en el mundo, se puede afirmar que la oferta de destinos turísticos estaba vinculada principalmente al sol, playa y ocio, como por ejemplo la oferta de la Costa Azul en el Sur de Francia, Bali en Indonesia y Copacabana en Rio de Janeiro.

Hoy, las tendencias de la demanda turística, aunada a la capacidad de comunicación en larga escala y a nivel global, estarían llevando al desarrollo de destinos turísticos con ofertas muy especializadas y de mayor valor agregado. En este contexto, variables culturales se integrarían a la oferta, con el objetivo de agregar valor a la imagen y diferenciar al destino turístico en la mente del consumidor, en este caso en particular, el turista potencial. Este escenario, estaría llevando a la industria del turismo a consolidarse como uno de los más importantes y más competitivos sectores de la economía mundial.

Por otro lado, la experiencia muestra que por más que el desarrollo sostenible de un destino turístico, no sea alcanzado de forma plena, existen ciertas prácticas de gestión y tipologías de turismo que son más compatibles con esta orientación, que con otras. No es difícil imaginar que destinos turísticos sin una política de desarrollo determinada y sin planificación, tiendan a ir por los caminos que derivan en el deterioro de los destinos turísticos.

A partir de estas ideas y partiendo del principio de que existe una amplia variedad de formas de turismo y que cada una de éstas, podrá tener mayor o menor relación con los objetivos públicos del desarrollo sostenible, se hace cada vez más necesario ampliar las investigaciones referentes a el fenómeno del turismo “sexual”, con el objetivo de reconocer su influencia real en el desarrollo social y económico sostenible de los destinos turísticos.

Sólo se conoce que la demanda de turismo sexual, está insertada en un contexto mayor al tradicional, es decir a la búsqueda de ocio, descanso y entretenimiento. Estudios realizados con turistas australianos a camino de Tailandia, revelan que el 23% de los hombres entrevistados, viajaban con la intención de tener relaciones sexuales durante su visita a Tailandia, y el 47%, afirmaron que dependería de la situación, esto es, para esta mayoría, el sexo con adultos o niños seria una posibilidad, pero no un fin en sí mismo.

(José Soto Lazo)

Anuncios
Explore posts in the same categories: Economía y Desarrollo

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: