Secretos de familia

Cuando hace unos días, Luis Alberto Arias Minaya anunció que no ocuparía ningún cargo en el gobierno de Ollanta Humala, algunos supusimos que algo malo sucedía. Arias había soportado, con gran ventaja, el debate técnico tributario de la segunda vuelta. Su aporte a la candidatura de Humala había sido sumamente importante. Era uno de los constructores principales de la Hoja de Ruta. Arias Minaya era el candidato seguro para hacerse cargo de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria en el gobierno nacionalista. Cuando fue jefe de SUNAT con Paniagua, así como cuando fue jefe del SAT con Andrade en Lima, su gestión había sido impecable. Su manejo técnico del tema impositivo está fuera de toda discusión. En adición, es discreto y maneja hábilmente el perfil bajo. Arias es un auténtico lujo para cualquier gobierno.

¿Por qué entonces declinó ser parte de la gestión de Humala? Hasta ayer no había rastro. Fue entonces cuando trascendió que la propuesta oficial para la jefatura de la SUNAT era Tania Quispe Mansilla, profesional solvente dedicada a la asesoría de empresas, que sabe mucho de valores bursátiles y no tanto de tributos, salvo para asistir en el tema a sus clientes, es decir para ayudarlos a pagar lo menos posible dentro de la ley. Su hoja de vida sería mucho más adecuada para dirigir CONASEV por ejemplo.

Olvidábamos decir que Tania Quispe es prima de la Primera Dama, Nadine Heredia, y que se constituyó con ella, dicen los que saben, en una especie de filtro informal muy poderoso para la selección de la mayoría de los altos funcionarios públicos. También se comenta que ha participado protagónicamente en el manejo de los fondos de campaña y otros similares, a través de mecanismos muy ingeniosos, tanto en el Perú como en el extranjero.

Si se hubiera sometido a concurso la jefatura de la SUNAT entre Luis Alberto Arias y Tania Quispe, la pobre Tania no hubiera obtenido ni la tercera parte del puntaje de Arias. Si se hubiera sometido a votación, el resultado habría sido igual o peor para ella. Por eso había que deshacerse de Arias Minaya.

Es una verdadera lástima que una decisión clave como el manejo de la recaudación tributaria en el país, sea objeto de una decisión tan penosamente tomada, con base en el deplorable argumento de que la confianza personal es más importante que la competencia profesional. Por alguna razón, Alexis nos viene a la memoria.

Si así son las cosas, preparémonos para lo peor.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Política

Etiquetas: , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: