Un dólar agujereado

Vamos a resumir. El gobierno norteamericano requiere autorización del Congreso para poder incrementar su límite de endeudamiento que es de 14.3 billones (trillones para los gringos) de dólares, dado que ese límite no le permite cubrir sus obligaciones de deuda actuales. Demócratas y republicanos coinciden en que, para dar esta autorización, el gobierno federal debe comprometerse a importantes recortes de gasto, a fin de que (a futuro) esta situación no se repita. Pero los republicanos, sobre todo los del Tea Party, han aprovechado su mayoría en la Cámara de Representantes para poner contra la pared al gobierno y han aprobado el llamado Plan Boehner, que ata la autorización de incremento del límite de deuda en 900 mil millones (billones según los gringos) a una enmienda constitucional que obligue al equilibrio presupuestal en el gobierno norteamericano (ver).

La mayoría demócrata del Senado y la Casa Blanca inmediatamente rechazaron el plan republicano y se ha iniciado una furiosa negociación para lograr el permiso requerido, cuyo plazo vence el martes 2. Si no se logra un acuerdo hasta ese día, cosa inverosímil, Estados Unidos caerá en cesación de pagos y su calificación crediticia será rebajada, en tanto mal pagador. Salvando las distancias, mismo primer gobierno de Alan.

Sin embargo, lo más grave es que, aún cuando se pongan de acuerdo, el daño ya está hecho. El futuro endeudamiento del gobierno norteamericano será inevitablemente a tasas de interés más altas que las que ha pagado hasta hoy, porque Estados Unidos ha desnudado su insolvencia en público, y eso se trasladará a toda la estructura de créditos del país y a toda la estructura mundial de créditos en dólares. De modo que el señor que quiera comprar un auto al crédito en moneda norteamericana tendrá que asumir mayores costos financieros que aquellos que se pactaban hasta hoy.

El impacto de esta situación es incalculable y un efecto dominó de alcance planetario es, por supuesto, predecible. China es el mayor tenedor de bonos del tesoro americano y tiene en sus manos un hierro candente. No puede retenerlos mucho tiempo si comienzan a perder valor aceleradamente y no puede venderlos sin provocar una crisis mundial. Por otro lado, desde principios del milenio se avisora una crisis del dólar como unidad monetaria internacional. En una circunstancia como esta el desplazamiento hacia otras monedas (más sólidas y confiables) parecería ser una conducta perfectamente natural de los agentes en los mercados internacionales. La abundancia de dólares sin respaldo en transacciones comerciales traería inevitable inflación en Estados Unidos. Pero no sólo en Estados Unidos.

Los países latinoamericanos tienen gran parte de sus reservas en dólares. El Perú tiene casi 50 mil millones de dólares (físicos o contables) en sus Reservas Internacionales Netas. Es imposible no preocuparse.

Sigamos los acontecimientos de los próximos días y sigamos también la conducta del gobierno peruano sobre este tema que aparentemente no ocupa nuestra prioridad. No queremos alarmar a nadie, pero la situación requiere ojos de lince y tacto de cirujano.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Internacionales, Noticias

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: