Un gabinete pronto a estallar

Si se hubiera consultado a los futurólogos, apenas un mes antes, difícilmente alguno de ellos habría adivinado la conformación del primer gabinete de Ollanta Humala. Probablemente los únicos medianamente predecibles hubieran sido el Primer Ministro, Salomón Lerner; el Ministro de Energía y Minas, Carlos Herrera; el Ministro del Ambiente, Ricardo Giesecke, y la Ministra de la Mujer, Aída García Naranjo. Los demás parecerían haber salido de un concurso de méritos sin términos de referencia.

Miguel Castilla era Viceministro de Hacienda de Ismael Benavides, el mismo que, según Marisol Espinoza, actual Primera Vicepresidente, provocó intencionalmente la contracción del crecimiento económico y el mismo que, según Daniel Abugattás, actual Presidente del Congreso, se comportó como terrorista financiero contra la candidatura de Ollanta Humala. Desde hoy, este asistente de la contracción del crecimiento y del terrorismo financiero, es el Ministro de Economía y Finanzas del Perú.

José Luis Silva y Miguel Caillaux, no son únicamente sendos expertos técnicos en comercio exterior y agricultura, son empresarios de comercio exterior y agricultura respectivamente. Tienen por tanto intereses directos que defender de los que no pueden abstenerse. Es algo así como demasiado que ahora sean los ministros. Dicho sea de paso, de no designarse a un viceministro competente en turismo, el sector de viajes, tan importante para el país, seguirá viviendo la orfandad de las políticas públicas a las que ya parece haberse acostumbrado y seguirá siendo materia de discursos vacíos por parte del gobierno.

Por el contrario, el Ministro de la Producción, Kurt Burneo, es un técnico que nunca ha producido nada, excepto estudios e investigaciones. Es muy inteligente, sin duda, es un gestor capaz y es un creyente en la hoja de ruta con la que Ollanta ganó la segunda vuelta, pero ya ha sido anunciado que es un ministro provisional, que pronto cambiará de despacho a uno de Inclusión Social, que aún no se ha creado.

Daniel Mora, René Cornejo y Rudecindo Vega proceden de Perú Posible, convertido hoy de partido en olla de grillos. Lo de Mora en Defensa parece contar con un cierto consenso y lo de Cornejo, promotor de la inversión privada en el pasado, parece por ahora inocuo (aunque nadie sabe exactamente cómo llegó a Vivienda). Lo de Vega fue el detonante de la bomba de tiempo que era el partido de Alejandro Toledo. Se le voceaba en Vivienda, en lo que tenía cierta trayectoria, y acabó en Trabajo y Promoción Social, en lo que tampoco se sabe con precisión qué sabe. Lo que sí se sabe es que es hombre de confianza del disidente Bruce.

Rafael Roncagliolo es el Canciller. Es tan lúcido como díscolo. Su próximo destino depende de cuál de sus facetas predomine. No es diplomático pero sí es un experto en política exterior. Para encontrarle objeciones hay que remontarse cuarenta años atrás o enfocarse en temas ajenos su gestión profesional. Eso parece insensato… por ahora.

¿Quién es Óscar Valdés Dancuart? Es un empresario tacneño y ex oficial del ejército, que dijo alguna vez que Ollanta había sido su alumno y que no era el más brillante pero tampoco el más atrasado. Deberíamos conocer más para saber por qué está a cargo del Ministerio del Interior, que debe enfrentar los terríficos temas del narcotráfico y de la seguridad ciudadana. Más de uno hubiera preferido a Ketín Vidal en esa función.

Carlos Paredes, que no es el notable economista que dirige Sierra Productiva, está a cargo de Transportes y Comunicaciones. Empresario, arequipeño y amigo personal de Ollanta (si estuviéramos en 2006, podríamos haber usado la misma descripción para Álvaro Gutiérrez) no parece estar dotado de excepcionales condiciones para el cargo que se le ha asignado. Aunque, de repente, nos sorprende.

Francisco Eguiguren, el Ministro de Justicia, es un destacadísimo académico del derecho constitucional. Desde la caída de Fujimori fue voceado varias veces como candidato al despacho. Ojalá, con su perfil, pueda manejarse con temas críticos, como por ejemplo el carcelario.

Alberto Tejada, médico, árbitro y alcalde, ahora es Ministro de Salud. Su nombre es marketero. Esperemos que su gestión, que no registra antecedentes sectoriales, sea redundantemente saludable. De otro modo, los candidatos desplazados se lo harán sentir.

Patricia Salas y Susana Baca, las últimas en ser designadas, se harán cargo de Educación y de Cultura. Parece que el nombramiento de Patricia Salas ha sido bienvenido hacia adentro del sector. Eso es muy importante porque hacia afuera se le conoce poco. Lo de Susana es mejor. Todos deseamos que le vaya magnífico porque magnífica es ella. Esperemos que la burocracia no la derrote.

Diverso e incluso contradictorio, el gabinete puede ser una Caja de Pandora y al fondo siempre quedará la esperanza. Prácticamente todos los ministros vinculados a la decisión económica, a los que se agrega el ratificado Presidente del Banco Central, se opusieron a las medidas de política económica que Ollanta presentó en campaña. ¿Será verdad que los conversos se vuelven fanáticos o es más probable que dichas medidas, por las que votó el electorado, estén ahora en cuestión? La duda nos asalta. No habrá que esperar mucho para saber la respuesta.

Enlaces: www.larepublica.pe, www.tvo-peru.com, www.diario16.pe, www.sierraproductiva.org

Anuncios
Explore posts in the same categories: Política

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: