La antidiscrimación sesgada

La alcaldesa de Lima, Susana Villarán, ha presentado un proyecto de ordenanza contra la discriminación. En él se propone que todos los locales públicos deben exhibir un cartel que contenga la siguiente frase: “Esta ciudad y este local promueven la igualdad por identidad de género y orientación sexual”. Quienes esto escribimos estamos en contra de cualquier discriminación, ése es el punto de partida de lo que vamos a decir.

En los últimos años el derecho de la libre opción sexual ha venido adquiriendo una muy importante (y justa) aceptación social. No es un progreso fácil puesto que confronta con principios primigenios (para algunos, fundamentales) de la religión cristiana y de la iglesia católica en particular, religión e iglesia dominantes en hispanoamérica.

Sin embargo, la lucha contra la discriminación tiene muchísimos otros escenarios. La segregación racial o la diferenciación agraviante por razones de estatus económico y/o social son bastante más significativas y tienen mayor incidencia en la inicuidad de las sociedades como la nuestra. Por poner un ejemplo sencillo y consistente hablemos del balneario de Asia (Eisha para los amigos), aunque está fuera del ámbito territorial de la provincia de Lima, es el arquetipo de una realidad que  replica las características en diversos espacios limeños.

La discriminación en Asia es fundamentalmente racial, económica y social. Abunda todo tipo de mecanismos para asegurar la consolidación de un espacio cerrado con predominancia blanca o blanqueada (por dinero o por posición). Los despectivamente llamados brownies (que son las personas de color trigueño que no tienen suficiente dinero o posición para que los blancos pasen por alto su exceso de melanina) intentan inútilmente hacerse un espacio permanente allí. Ser gay, si eres blanco y tienes plata, no es ningún problema en Asia. Pero si eres empleado(o) doméstico(a) estás jodido, si eres invitado infiltrado estás jodido, si eres pobre sin posibilidad de modificar tu situación estás jodido. Y pobre, en Eisha, es probablemente no tener una renta mínima de veinte mil dólares mensuales (y de repente nos quedamos cortos).

¿Por qué no promovemos que, en Asia y en los muchos lugares y locales de Lima que se le parecen, se coloque un cartel que diga: “Este lugar y este local promueven la igualdad de las personas de toda raza y posición económica y social”? ¿Saben por qué? Porque sería una locura hacer una lista inmensa de hipótesis y escenarios de discriminación.

Baste decir, en un solo cartel universal y en letras grandes, algo como que “aquí estamos en contra de cualquier forma de discriminación”, para que efectivamente estemos provocando una reacción positiva, general e incuestionable.

Cuando sesgamos hacia un aspecto específico lo que es universal, permitimos que los cavernarios tengan la posibilidad de objetar el sesgo y les ofrecemos un flanco débil sin necesidad. Y aunque la alcaldesa crea que está encabezando una cruzada, lo único que está haciendo es enajenarse la voluntad de la población que, por cualquier razón que fuera, tiene derecho a no estar de acuerdo con ella. Quien se mete a hacer política con prescindencia de la opinión social está condenado (condenada) a confrontar con ella y, por supuesto, a perder el favor popular.

El movimiento gay en el mundo es muy poderoso, no nos engañemos. Muchos de sus representantes ejercen una gran influencia en una serie de instancias de decisión internacional. Eso está muy bien y valdría la pena que esta posición fuera un soporte para que los indígenas y nativos, los trabajadores y trabajadoras sin derecho de representación, las comunidades afectadas por el crecimiento industrial, los empleados y empleadas domésticas, alcanzaran espacios similares de incidencia. Sesgar el importantísimo asunto de la lucha contra la discriminación hacia un tema en especial, no sólo es un error, es también una forma de cobardía.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Política

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: